Montaje con foto de Esther López

Caso Esther López: Óscar, acorralado por lo que han encontrado en su maletero

Las pruebas científicas demuestran que la víctima estuvo en el maletero del sospechoso

Hace ya ocho meses que Esther López desapareció en Traspinedo (Valladolid), y siete que apareció su cadáver. La investigación policial lleva meses señalando a Óscar, amigo de Esther, como principal sospechoso. Las nuevas pruebas confirman una de las principales hipótesis de la policía.

Los investigadores creen que Esther fue atropellada y que el autor del arrollamiento trasladó el cuerpo hasta el lugar donde fue encontrado. Para confirmar sus sospechas, llevan meses desarrollando una compleja investigación. Las pruebas han aportado un dato definitivo, que pone a Óscar contra las cuerdas.

Según ha desvelado El Programa del Verano de Telecinco, las pruebas demuestran que Esther estuvo en el maletero del coche de Óscar. Han encontrado restos de ADN de la víctima en un punto interior del maletero. Las nuevas pruebas acorralan un poco más al principal sospechoso.

Las pruebas acorralan a Óscar

El día posterior a la desaparición de Esther López, las cámaras de seguridad captaron un coche sospechoso. Se trata de un Volkswagen del mismo modelo y color que el de Óscar, dirigiéndose a un lavadero. La policía confirmó que, efectivamente, había lavado el coche en fechas posteriores.

Foto de Esther López con una en pequeño de Óscar
Óscar, el principal sospechoso de la muerte de Esther | España Diario

En las imágenes no se ve la matrícula, pero a esa hora el teléfono de Óscar lo ubica en esa zona. El automóvil se dirige a un lavadero en la otra punta de Valladolid, que él no suele frecuentar. Los investigadores saben que Esther López sangró antes de morir, debido a una importante herida que presentaba.

“Sabemos que Esther López sangró horas antes de grabar esta imagen”, explica Alfonso Egea, colaborador del programa de Telecinco. “Ella sobrevivió a un atropello”, añade, “su cuerpo estuvo emanando restos vitales como saliva o sangre”. Por eso los investigadores buscaban restos de ADN en el maletero. 

Lo que han encontrado en el maletero

Los agentes realizaron una inspección técnico-ocular del vehículo de Óscar en busca de posibles restos orgánicos. Las pruebas han dado resultado, y “han conseguido aislar restos de ADN de Esther López en el maletero”. Sin embargo, “no todos son iguales”, ha explicado el colaborador.

En el lateral derecho del maletero, sobre la moqueta, hay un resto indubitado de ADN de Esther López. Esto es importante, porque “no es la embocadura del maletero sino que está bien adentro”. Esta prueba indicaría, tal y como sospechaba la policía, que aquella noche estuvo en el maletero del coche.

Además encontraron unas manchas, y otro resto de ADN mezclado con el de Óscar. “ A este resto la investigación no le quiere dar demasiada importancia porque un resto mezclado puede ser una transferencia”, explica. El simple hecho de dejar una chaqueta puede explicar ese rastro.

La versión apoyada en pruebas

La prueba realmente importante es el rastro de ADN de Esther López, solo, indubitado. Es tan relevante, que incluso creen que puede ofrecer información sobre la posición en la que estuvo la víctima en ese maletero. Estas nuevas pruebas refuerzan la versión que señala a Óscar como culpable.

Foto de la desaparecida
La policía sigue investigando la muerte de Esther López | Archivo

Las pruebas revelan también que el sospechoso mintió a la jueza durante su declaración. La magistrada preguntó a Óscar si había estado sentados en la parte del maletero, y este lo negó rotundamente. “Es imposible porque yo el maletero no lo he abierto”, aseguró sin saber que estaban haciendo pruebas.

Aún quedan muchas incógnitas por esclarecer, pero poco a poco los investigadores van consolidando una versión con pruebas científicas. Esta tesis apunta a que Esther murió esa noche, probablemente arrollada por el coche de Óscar. Y que cargó su cadáver en el maletero para deshacerse de él.

Hay que recordar que Esther López desapareció la madrugada del 13 de enero, y probablemente murió aquella misma noche. Su cadáver apareció el 5 de febrero en una cuneta a la entrada del pueblo. Los investigadores tratan de esclarecer si la tuvieron escondida y la dejaron allí con posterioridad.