Foto de Noé Peña

Muere de repente, demasiado joven, el músico español Noé Peña

Tenía 46 años y era todo un referente de la música y las tradiciones del sur de Gran Canaria

Luto en las Islas Canarias por la repentina muerte a los 46 años de Noé Peña, director de la Escuela de Música de San Bartolomé de Tirajana (Gran Canaria). La muerte le sobrevino durante un corte de carretera por la celebración del rallye de Maspalomas. Se desplomó ante sus allegados y no pudieron reanimarlo.

La inesperada muerte de Noé Peña, músico canario de gran proyección, ha provocado una gran consternación. El mundo de la música y de la tradición isleña en general han mostrado su profundo pesar por la pérdida del artista. Se había convertido en todo un referente del folclore y las tradiciones de su tierra.

Noé Peña era miembro de la Agrupación Los Golfiones y director de la Agrupación Cultural y Folklórica Umiaya. Estaba implicado en varios proyectos artísticos y culturales, y además era conocido por su simpatía y su buen hacer. Motivos todos ellos de que su muerte haya dejado un pesar tan hondo.

Adiós a Noé Peña

Noé Peña Rodríguez fue un pionero en el estudio de la canción popular en su tierra y tenía una larga trayectoria como docente. Un infarto fulminante se llevó este sábado al director de la Escuela Municipal de Música de su ciudad, San Bartolomé de Tirajana. Con él desaparece un artista de gran proyección.

Foto de Noé Peña

Además de su pertenencia a varias entidades artísticas y culturales, era el impulsor de los Premios y las Jornadas Históricas y Etnográficas Raíces. Las creó a través de la entidad que él mismo dirigía, Umiaya, hace tres años. Uno de sus últimos proyectos donde participó fue el lanzamiento del videoclip Costumbres.

Las reacciones no se han hecho esperar, y entidades como Los Golfiones han querido darle su último adiós de manera pública. “Gran músico, gran amigo, pero sobre todo una gran persona, te echaremos de menos querido compañero”, transmitieron. Todos destacan su personalidad, a la altura de su arte.

Luto por su desaparición

Pedro José Franco, de Patrimonio Histórico y Cultural en el ayuntamiento, ha tenido unas palabras para el compañero fallecido. “Nos deja un amigo, una de las personas más nobles y entrañables que he conocido. Un gran músico que prometía convertirse aún más en todo un referente”, ha escrito.

Ha destacado su papel en la investigación etnográfica y de la cultura popular canaria. “Su vida se ha truncado demasiado pronto”, ha lamentado el técnico municipal, que ha puesto de manifiesto su “exquisita trayectoria”. “Estaba llamado a enriquecer la cultura de San Bartolomé de Tirajana y el sur grancanario”, ha añadido.

Franco se ha mostrado consternado por el inesperado fallecimiento de este joven músico. “Me tiembla el pulso y sigo a la espera de la llamada diciendo que es falso, que es una broma de mal gusto. Lo cierto es que me confirman que ha muerto Noé, supuestamente de un infarto fulminante”, escribe.

Sueños truncados

Según cuenta Franco, el próximo viernes habían quedado para comer con un amigo común. “No querías que yo condujera, quedaste en pasar a recogerme, ya no será”, lamenta el técnico del ayuntamiento. “Teníamos grandes proyectos entre manos”, añade, “y tampoco serán”.

Foto de Noé Peña
Ha muerto un músico de gran proyección | Cedida

No dudan en describir a Noé Peña Rodríguez como “una de las personas más amables y carismáticas” del municipio. Su corazón se paró de repente, y con él naufragaron todos los proyectos y los sueños que le quedaban por cumplir. Noé Peña deja una viuda y dos hijos, además de sus padres y su familia.

Músico, docente y estudioso del ámbito local, era hijo de un empleado del sector turístico llamado Cristóbal y una educadora llamada Paula. Creció entre el poblado antiguo de San Fernando y El Patronato, y se definía a sí mismo como “maspalomero”. La muerte le ha sorprendido en el mejor momento de su vida.