Varias mochilas de colores colgadas en una clase en un colegio de Madrid

El infierno de Saray con 10 años: se tiró por la ventana el segundo día de clase

Sufrió un calvario de insultos y vejaciones en el colegio antes de intentar quitarse la vida

Saray se tiró por la ventana el pasado viernes tras volver a casa de su segundo día de clase, en Zaragoza. La Policía Nacional investiga el intento de suicidio de esta niña de 10 años por presunto acoso escolar. La menor se recupera favorablemente de sus graves lesiones.

Según han revelado varios medios, la niña pasó por un calvario de insultos y humillaciones antes de tomar la drástica decisión. Dejó una carta de despedida para sus padres, mandó un último whatsapp a su abuela, y se tiró de un tercer piso. Fruto de la caída se destrozó la cadera y los tobillos.

Los padres de la pequeña denuncian que se trata de un caso de bullying y el centro escolar está en el punto de mira. El drama de Saray se produce pocos días después del Caso Izan, que conmocionó a la sociedad española. Todos estos casos ponen de manifiesto la lacra del bullying en España.

Crueles insultos y vejaciones

Saray ha pasado el fin de semana en la UCI del Hospital Miguel Servet de Zaragoza, y está fuera de peligro. Sus padres vinieron de Colombia a España el año pasado, y matricularon a su hija en el Colegio Agustín Gericó. Desde el principio, la niña tuvo que sufrir un infierno de insultos y vejaciones.

Montaje con los padres de Saray
Katya y Carlos han denunciado el caso de acoso de su hija | España Diario

“Sudaca de mierda, vuelve a tu país, puta colombiana no vas a tener amigos”, son algunas de las expresiones de sus compañeros. Le tiraban del pelo, la golpeaban y la sometían a todo tipo de maltrato. Así lo han explicado Katya y Carlos, sus padres, para dar a conocer la situación. 

El viernes a la salida del colegio, la madre de Saray fue a comprar mientras la niña volvía a casa sola. Al volver de la compra encontró a su hija en la acera de la calle tras haberse arrojado por la ventana. Más tarde descubriría la nota de suicidio que había dejado en el salón.

La nota de despedida de Saray

La madre leyó la nota en la que Saray se despedía de sus padres y de su hermano, y pedía perdón por el acto que iba a cometer. Antes de arrojarse al vacío mandó un mensaje de WhatsApp a su abuela, que vive en Colombia. Luego, presa de la desesperación, intentó quitarse la vida.

▶️ VÍDEO: Otras noticias de Sucesos

No fue un arrebato de la niña, sino que llevaba tiempo sufriendo acoso por parte de sus compañeros. La situación era tan desesperada que la llevó a repetir curso. Los padres intentaron hablar con el centro, pero desde la dirección consideraban que se trataba de simples peleas entre niños.

El Colegio Agustín Gericó, donde Saray hacía cuarto de primaria, es un centro concertado y bilingüe. Destacan como su punto fuerte la variada oferta de idiomas y “la educación en los valores”. Sin embargo, ahora están señalados por no haber tomado medidas para prevenir este caso de acoso.

La versión del colegio

“Damos gracias a Dios porque la niña está fuera de peligro”, ha expresado el colegio, y se ha puesto a disposición de la familia. Aseguran que prestaron toda la atención necesaria a la niña. También han iniciado una investigación interna para aclarar lo ocurrido.

Al parecer, el caso de Saray no es el único en este colegio ya que otra madre ha levantado la voz. Según explica en El Periódico de Aragón, “hay una banda de niñas que insultan y maltratan a alumnas más débiles”. La policía y la consejería de Educación de Aragón lo están investigando.

El caso de Saray ha provocado también la reacción del ministerio de Derechos Sociales, comandado por Ione Belarra. “El bullying y el acoso no es un asunto privado ni un caso aislado, es algo muy serio y nos toca a todos trabajar para frenarlo”. Así lo ha expresado la institución en redes sociales.

La lacra del bullying en España

Según los estudios, en España uno de cada cuatro niños es víctima de bullying en el colegio. La mayoría de las veces son víctimas de insultos, motes y burlas, y en muchas ocasiones debido a su aspecto físico. Las agresiones suelen ser cometidas por varias personas contra uno solo.

Varios pupitres en una clase vacía
Los datos muestran la lacra del acoso escolar en España | iStockPhoto (Smolaw11)

Lo más preocupante es que los alumnos consideran que sus profesores no hacen nada y que los centros escolares no actúan. En la mitad de los casos, ante un episodio de acoso escolar los compañeros no intervienen. Los niños se encuentran solos ante el problema, y tienen miedo a contarlo.