Imagen de un Huracán en Missisipi.

‘España debe prepararse ya para un huracán de categoría 5’

Una experta de la NASA ha planteado la posibilidad real de que llegue un huracán de máxima intensidad

Los huracanes son remolinos de nubes y fuertes vientos que pueden alcanzar grandes velocidades y desatar una enorme violencia. Se trata de un fenómeno atmosférico natural para trasladar el exceso de energía del área tropical a las zonas más frías. No en vano es uno de los fenómenos más temidos.

La NASA ha lanzado una advertencia ante la posibilidad de la llegada de un gran huracán a España. Mayra Oyola-Merced, experta en física de la agencia espacial, ha asegurado que se trata de una “amenaza real”. Y ha sugerido que el país debe prepararse para prevenir sus devastadores efectos.

“No es descabellado, existe la posibilidad de que llegue a España un huracán de categoría 5”, ha asegurado en una entrevista a Nius. Los huracanes se miden por la escala de Saffir-Simpson en un rango del 1 al 5. Por lo tanto, según la experta debemos prepararnos para un huracán de máxima intensidad.

Fuertes vientos y olas gigantes

Los huracanes de categoría 5 son los más devastadores y dejan tras su paso un reguero de muerte y destrucción. Si la predicción finalmente se cumple, nos enfrentaremos a vientos de más de 250 kilómetros por hora y olas de 6 metros o más. El ciclón podría causar daños de magnitud inimaginable.

Imagen de un huracán en el Atlántico desde satélite
Los huracanes son el fenómeno más devastador | Archivo

Los techos de las viviendas podrían verse arrastrados por el tornado, que haría saltar por los aires las estructuras más pequeñas. También las ventanas y las puertas podrían sufrir grandes daños. El huracán Katrina es uno de los ejemplos de los niveles de destrucción que puede causar este fenómeno.

Estamos acostumbrados a ver huracanes en zonas alejadas, pero en breve podríamos verlo en nuestro país. Y es que según los meteorólogos el cambio climático está alterando todo lo que conocíamos en torno a estos fenómenos. Lo peor de todo es que el país no está preparado para semejante desafío.

La posibilidad es real

Según Oyola-Merced, la posibilidad de que un huracán de esta magnitud llegue a España es “una amenaza real”. Aunque también matiza que la posibilidad es pequeña, ya que los huracanes pierden intensidad al entrar en contacto con aguas más frías. Este podría ser nuestro caso.

▶️ VÍDEO: Otras noticias de Actualidad

Además, España está cerca del área donde se están formando estos nuevos huracanes. Esto es una buena noticia, ya que los huracanes van cogiendo fuerza a medida que avanzan y por lo tanto necesitan tiempo. Al estar cerca de su nacimiento, su fuerza sería inicialmente menor.

Pero no hay que descartar ningún escenario ya que últimamente los expertos se están viendo sorprendidos por este tipo de fenómenos. “Estamos viendo huracanes que se intensifican en menos de 48 años. Y temperaturas elevadísimas en aguas del Atlántico que nunca se habían registrado”, apunta la experta. 

Hay que prepararse ya

Todo esto hace que España se enfrente a una amenaza real de un huracán de máxima intensidad. Si acaba ocurriendo, podría vivirse una situación similar a la vivida con el huracán Katrina. Los principales afectados serían los países con costa, como España y Portugal.

Imagen de los efectos del huracán Zeta
Los huracanes dejan muerte y devastación a su paso | Agencias

“España o Europa no están preparadas para un huracán, y deberían hacerlo”, advierte la experta de la NASA. Por eso recomienda tener planes de contingencia y prepararse antes de la llegada de la temporada de huracanes. En este sentido, hay una serie de cosas que se podrían hacer.

Por ejemplo, preparar las casas sobre todo en áreas que son propensas a inundaciones o fuertes vientos. También hay que tener un plan de desalojo para las estructuras menos preparadas o que se encuentren cerca de la costa. El servicio de emergencia debería preparar un plan especial.

Oyola-Merced recomienda hacer acopio de alimentos enlatados y de medicamentos para una situación de urgencia. También debería existir una comunicación entre las oficinas locales de emergencia, el gobierno y la población. En definitiva, preparar a la población para el desastre que viene.