¡No es lo mismo! Las 7 diferencias entre sexo y hacer el amor

Aunque creas que es lo mismo son cosas muy diferentes y estas son las diferencias. Y tú, ¿qué haces?

Unas manos agarrándose en la cama en actitud íntima
¿Haces el amor o practicas sexo? Descubre las diferencias en esta guía | iStock.

El lenguaje tiene su importancia y aunque mucha gente crea que es lo mismo, sexo y hacer el amor son cosas diferentes. ¿Te lo habías planteado nunca? Estas son las diferencias entre hacer el amor y tener sexo, dos formas distintas de concebir las relaciones sexuales.

Sexo y hacer el amor: ¿Y tú qué haces? 

Tener sexo o hacer el amor son dos cosas diferentes aunque ninguna es mejor que la otras, simplemente son dos formas de concebir las relaciones sexuales que depende de la situación o de la personalidad de los amantes. ¿Cómo diferenciarlas?

1. Amigos con derecho

La liberalización de las relaciones sexuales ha hecho que el sexo y la amistad se confundan con más frecuencia, y es muy difícil fijar los límites entre la afinidad y la atracción. Los llamados amigos con derecho, o sea, amistades que practican sexo entre sí eventualmente, añaden confusión a la pregunta de si practicas sexo o haces el amor.

Hacer el amor implica complicidad y emociones, a diferencia del sexo, que es pura diversión. El sexo con amigos suele ser para divertirse, pero es difícil no liberar esos sentimientos de amor hacia tu amigo cuando estás en la cama, en especial si las relaciones son a largo plazo.

2. Complacer al otro, la clave

La clave para saber si haces el amor o  tienes sexo es analizar si complacer al otro o buscar tu propio placer. Es más fácil encontrar puntos de conexión e intercambiar sensaciones en una relación en la que hay conocimiento mutuo, y aunque no es un factor determinante eso se suele lograr con tiempo.

En las relaciones esporádicas o con alguien que acabas de conocer el feeling es diferente y sueles buscar el propio placer, síntoma inequívoco de que tienes sexo y no hacer el amor.

3. Preliminares

Una de las formas de encontrar esa conexión entre ambos amantes que va más allá del sexo son los preliminares, que van desde el juego de seducción hasta el sexo oral. El sexo se define por el aquí te pillo aquí te mato, relaciones basadas en la pasión que resuelven el acto sexual de forma rápida y explosiva.

En cambio, cuando tienes una afinidad con la otra persona y te gusta detenerte en los pequeños detalles con cura y paciencia, es señal inequívoco de que estás haciendo el amor.

4. Los orgasmos  

Se alcanzan por igual los orgasmos cuando haces el amor y cuando tienes sexo, pero la forma de lograrlo es diferente. Cuando haces el amor, el ritmo es mucho más controlado y al conocer mejor a tu pareja sabes cómo hacerle llegar. Cuando tienes sexo, en especial si es alguien que acabas de conocer, actúas de forma intuitiva y el éxito no está garantizado.

Cuando haces el amor es mucho más fácil conseguir algo ideal para el sexo en pareja: llegar juntos al orgasmo. En el sexo, el orgasmo es algo mucho más aleatorio.

5. ¿Por qué lo haces?

La respuesta a esta pregunta es importante para saber si haces el amor o tienes sexo. Y es que hay muchas motivaciones diferentes por las cuales hacemos el amor. Cuando lo haces para desahogarte, porque estás estresado o porque necesitas liberar tensión, tienes sexo. Cuando necesitas afecto y complicidad, estás haciendo el amor.

Ninguna cosa es mejor que la otra, sólo responden a diferentes necesidades. Sin embargo, el sexo suele ser una respuesta egoísta a una necesidad, mientras que hacer el amor es la búsqueda afectiva ante necesidades emocionales.  

6. Cuestión de tiempo

Cuando haces el amor con alguien que conoces y con quien tener complicidad sueles tener relaciones largas y placenteras en las que hay momentos de todo y donde el placer es compartido. Cuanto tienes sexo, en cambio, se producen relaciones explosivas que suelen durar poco tiempo con la única obsesión de llegar al orgasmo.

Tener sexo o hacer el amor es una cuestión de tiempo. Aunque no está definido, tener sexo es una acción rápida y cuando hacer el amor quieres alargar al máximo el placer. 

7. Química

Hay que diferenciar la atracción sexual del enamoramiento. Cuando nos sentimos atraídos por alguien nuestro organismo libera pasiones y necesidades fisiológicas, y en cambio, cuando estamos enamorados se desarrollan emociones y sentimientos especiales. La química es un indicador definitivo para saber si tienes sexo o haces el amor.

Cuando en las relaciones sexuales se despierta la química suele aparecer la ternura. En el sexo, aunque pueda ser muy excitante, suele faltar la conexión más íntima.


Comentarios

envía el comentario