El sorprendente trabajo de Susana de 'La Isla' y 'GH' fuera de la TV

La ganadora de 'GH 14' ha sabido rentabilizar su paso por televisión invirtiendo en un centro de estética junto a Anabel Pantoja
Susana Molina y Gonzalo Montoya en una foto publicada en Instagram el 11 de marzo de 2018
Susana Molina y Gonzalo Montoya | Instagram

Susana Molina y Gonzalo Montoya se han convertido en una de las parejas de 'La isla de las tentaciones' que mayor juego está dando, y no es de extrañar teniendo en cuenta el recorrido televisivo que ambos han tenido con su paso por 'Gran Hermano 14' donde Susana resultó ser la ganadora. Su salto a la fama les ha servido para convertirse en jóvenes emprendedores que decidieron invertir en negocios situados en sur de la península donde ambos residían.

Cuando 'GH 14' llegó a su fin, tanto Susana como Gonzalo se alejaron de la televisión para centrarse en sus negocios. La murciana se dejó llevar por el corazón y se trasladó a Sevilla —de donde es Gonzalo— para emprender una nueva vida.

Hace tan solo un año, la ganadora de 'GH' abrió el que sería su primer negocio, un centro de estética de manicura y pedicura donde además también hacen tratamientos de depilación. Susana supo montárselo muy bien pues encontró la socia perfecta para hacer que el negocio subiera como la espuma: Anabel Pantoja. Juntas abrieron 'Mate Beauty', donde a través de las redes sociales, tanto Susana como la sobrina de Isabel Pantoja son las encargadas de promocionar.

Un negocio que la murciana lleva en la distancia ya que tras romper con Gonzalo, decidió mudarse a Madrid. Además del centro de estética, Susana también trabaja de influencer donde cada vez promociona más firmas.

 

 

Por su parte, Gonzalo Montoya decidió embarcarse en el llamativo mundo de los tatuajes abriendo su propio estudio llamado 'Vicio Tattoo' en Sevilla. A pesar de que su paso por 'La isla de las tentaciones' supuso el fin de su relación con Susana, su vuelta a la televisión ha realzado su clientela entre los que se pueden encontrar a Kiko Rivera.



Comentarios

envía el comentario