Una pareja al borde del abandono en 'La isla de las tentaciones'

El resto de compañeros han apoyado a la pareja, aun y sabiendo que hay quien está mucho peor
Fiama y Álex, pareja concursante de 'La isla de las tentaciónes', hablando en la hoguera de confrontación
Fiama y Álex se han rencontrado en la hoguera de la confrontación | Telecinco

Las expectativas estaban muy altas con la entrega de 'La isla de las tentaciones' de esta noche. El programa nos ha regalado la primera hoguera de confrontación, la cual tenía como objetivo reencontrar a una de las parejas para que afrontasen la situación que estaban viviendo y que luego decidiesen si seguían en el programa o si por lo contrario, volvían a España y ponían fin a su prueba del amor.

Era el grupo de los chicos el que tenía que decidir cual de los cinco se reencontraría con su pareja para poder pedirle explicaciones sobre los vídeos que habían visionado en la última hoguera. Aunque la lógica parecía que se decantarán por Cristopher, finalmente decidían por unanimidad que quién se reuniría con su pareja sería Álex.

El reencuentro

Álex se presentó en la hoguera, nervioso, mientras le contaba a Mónica Naranjo entre lágrimas que se encontraba «perdido» y no quería sentirse así más. En ese momento entró Fiama, quien había aceptado verse con su pareja, y se fundían en un emotivo abrazo. Álex le aseguraba a su pareja, destrozado, que «ya no puedo más» a lo que ella le contestaba que «esta todo bien».

Hablando sobre las imágenes de Fiama con su tentador, Joy, ella aseguró a su pareja que tenía «mucha afinidad con ese chico, es un diez de chaval y tengo más cosas en común con él que contigo, pero yo te prefiero a ti». Mientras, Fiama confesaba a cámara que creía que todo era una pataleta de su pareja, y que si le hace eso en casa, «se lía».

La concursante aseguraba que su pareja no confía en ella, mientras Álex, tras ver más imágenes de Fiama y Joy aseguraba que las palabras de ella, que había afirmado que tal vez salía de allí con él o tal vez no, lo habían destrozado. Mientras, ella se reafirmaba que no era para tanto, y que «la que tendría la razón de estar enfadada sería yo».

 

 

El momento de las confesiones

La pareja confesó que les molestaba el uno del otro. Álex se mostró desecho por la actitud de su pareja en la isla, mientras que ella se reafirmaba en que él «tiene que solucionar sus dramas». Tras declararse su amor entre besos, la pareja decidía si abandonaban la isla esa misma noche, a lo que la respuesta fue negativa, y cada uno de ellos volvía a su villa con sus respectivos tentadores.

 

Finalmente, Fiama confesaba a cámara que había actuado «para tranquilizarlo», pero que le había molestado la actitud de su pareja. Ya en el coche, ella aseguraba que «estoy flipando y no entiendo tanta desconfianza» afirmando que «me está volviendo loca y no lo voy a poder aguantar», mientras Álex volvía feliz por recordar «la mujer que tengo a mi lado y que me ama con locura».

Al llegar a las casas, Álex se mostraba alegre por haber resuelto todas sus dudas y aún más enamorado de su pareja, mientras Fiama explicaba, enfadada, a las chicas que no confiaba en ella y que había conseguido el efecto contrario ya que «si antes quería estar con Joy, ahora quiero estar más». Por ello, la joven se acercaba a su tentador y le preguntaba si «¿Quieres seguir teniendo citas conmigo?», a la respuesta afirmativa de él, Fiama le abrazaba, reafirmando que seguirían viéndose. 

 



Comentarios

envía el comentario