Espectacular accidente en 'El Hormiguero': Salvan a un colaborador de las llamas

El fallido experimento provocó momentos de terror en el plató
El experimento de ciencia salió mal | Antena 3

En 'El Hormiguero' no ganan para sustos. En más de una ocasión la sección de ciencia ha supuesto uno de los bloques más delicados del programa presentado por Pablo Motos debido a los experimentos que Marron trae para impresionar a los invitados. En el último programa del lunes 25 de noviembre, Pablo Motos sufrió en sus propias carnes un accidente que por poco le cuesta el pelo.

El actor argentino Ricardo Darín y su hijo, Chino Darín, acudieron al programa para presentar su última película 'La Odisea de los Giles' que se estrenará en España el próximo viernes 29 de noviembre. La noche transcurría con la normalidad que 'El Hormiguero' puede ofrecer hasta que en un momento de la noche la sangre de los presentes se heló tras presenciar un espectacular accidente.

 

 

Llegó Marron con un tanque de agua donde un buzo llamado Keller debía permanecer en su interior con un tubo para poder respirar mientras que los especialistas prendían fuego al tanque utilizando metano con la intención de crear «agua ardiente». Pero nada más comenzar el experimento, el buzo tuvo que salir del agua porque no podía respirar.

Las llamas persiguieron a Keller haciendo que en el plató se vivieran momentos de tensión con un público que no dejaba de chillar mientras que Marron y Pablo Motos intentaban apagar el fuego que cubría el cuerpo del buzo. Tanto empeño puso el presentador en intentar sofocar el fuego que llegó a quemarse algo el pelo. Segundos después entraron dos personas del equipo con extintores y dieron por apagado el fuego.

 

 

Después de lo ocurrido, desde la cuenta de Twitter del programa publicaron un vídeo para tranquilizar a los espectadores informando de que el buzo se encontraba en perfectas condiciones. «Hola, estamos después del accidentado programa de hoy con Keller» anuncia Pablo en compañía de Marron y el accidentando. «Está sano y salvo. No ha pasado nada, ha sido un sustito». «Perfecto. Todo perfecto» añadía Keller.