Emotivo encuentro de Alba Carrillo con su madre, Lucía Pariente

Las mujeres no pudieron evitar romper a llorar
Alba Carrillo y su madre vivieron un emotivo encuentro | Telecinco

La gala de anoche de 'GH VIP 7' se sustentó en la expulsión de Noemí Salazar, en los primeros besos que se han dado Adara y Gianmarco y también en los reencuentros de las finalistas con sus seres queridos que visitaron la casa de Guadalix de la Sierra.

Unos reencuentros que hicieron protagonistas a las lágrimas, como sucedió en el momento en el que Alba Carrillo, tras 93 días de encierro, pudo ver y abrazar a su madre, Lucía Pariente.

El reencuentro

Alba fue llamada por el Súper a la sala de expulsiones y allí se topó con el hecho de que todas las pantallas mostraban fotos de ella junto a sus padres. Esas trajeron consigo que se emocionara y más aún lo hizo cuando vio entrar en la estancia a su progenitora. En concreto, nada más verla en la puerta, la finalista gritó y salió corriendo al encuentro de aquella para abrazarla y besarla.

«Mamá estás guapísima» fueron las palabras que la concursante no dejaba de repetir al tiempo que también le dijo: «Te veo muy bien (…) Tengo unas ganas de dormir contigo y que me abraces y que me hagas el koala».

Alba Carrillo no pudo evitar las lágrimas al ver a su madre | Telecinco

Lucía le dio recuerdos de sus compañeros del programa 'Ya es mediodía', le dijo que se había reído mucho viéndola en numerosas situaciones dentro del reality y también le expuso que había llorado mucho cuando vio que estaba mal.

A esto último, Alba le respondió con un «es que echaba mucho de menos al niño». Su madre le expuso que «lo mejor que te ha pasado es que bloquearas la cabeza. Que no tengas dignidad es muy bonito porque la dignidad, como dijo tu amigo, está sobrevalorada». Unas palabras a las que la finalista añadió «¿Qué dignidad? Es que no tenía dinero. No me podía ir porque no lo podía pagar, que si no me hubiera ido».

Abrazos, besos y risas e incluso varios «te quiero» se intercambiaron Alba y su madre durante el tiempo que pasaron juntas, en el que además Lucía le dijo que su chico (Santi Burgoa) la está esperando fuera.

Antes de despedirse, la finalista quiso darle las gracias al programa por ese momento: «No sabéis cuánto os agradezco que me la hayáis traído, de verdad. Me habéis dado la vida. Este es mi premio: este, Santi, mi padre, mi niño...Esos son mis premios. Tranquilos, que yo ya he ganado».