Ana Rosa no se corta y mete baza entre Kiko Matamoros y su hijo Diego

La presentadora opina que los padres no deben meterse en las relaciones de sus hijos
Ana Rosa Quintana defiende a Diego Matamoros | Telecinco

Estela Grande ha vuelto a entrar en Guadalix de la Sierra para aclarar sus temas pendientes con Kiko Jiménez en 'El tiempo de descuento'. Ambos fueron los primeros protagonistas de una posible 'carpeta' dentro de 'GH VIP 7' donde no dejaron de hacerse miraditas, algo que hizo mucho daño a Diego Matamoros y Sofía Suescun, sus respectivas parejas.

El hijo de Kiko Matamoros aseguró haberlo pasado francamente mal llegando a perder mucho peso por el disgusto de ver a su mujer cerca del ex de Gloria Camila. Una vez que Kiko fue expulsado, las aguas volvieron a su cauce y Diego terminó perdonando a Estela, ya que esta afirmó que en ningún momento se sintió atraída por el novio de Sofía.

Pero el perdón de Diego no es extensible a su padre, Kiko Matamoros que, tras cargar contra su nuera mientras estaba en 'GH VIP 7', sigue haciendo lo propio ahora que la modelo ha vuelto a Guadalix. El colaborador de 'Sálvame' era partidario de que el matrimonio de su hijo y Estela se terminara ya que no la consideraba una persona sincera y todavía sigue criticando su actitud.

La modelo se acordó de su suegro en 'El tiempo de descuento' donde no le sentó nada bien la postura que adoptó: «Me ha puesto fina. He peleado  mucho para que Diego llamara a su padre, ahora ya...». Tras estas palabras, Matamoros aseguraba que «no tengo ninguna necesidad de tener una buena relación con Estela».

Además el colaborador añadía una predicción que afectaba directamente al matrimonio: «Yo creo que a la relación de mi hijo y EStela no les doy mucho tiempo». Desde 'El programa de Ana Rosa' recogían la réplica del colaborador y Ana Rosa mostraba su opinión asegurando: «Creo que lo que ha dicho Kiko Matamoros sobre Estela no puede sentar bien a su hijo».

La presentadora opina que, una vez que Diego Matamoros ha perdonado a su mujer, las palabras de Kiko ya no están justificadas una vez que el conflicto del matrimonio ha quedado resuelto. «No conviene que los padres nos metamos en las relaciones de los hijos» zanjaba Ana Rosa.