ESPAÑA DIARIO

Telegram : +34 639 048 422

E-Mail: info@espana-diario.es

Almudena Cid proclama su admiración por su marido Christian Gálvez

La gimnasta dedica una bonito mensaje de apoyo a su marido tras la acusaciones que ha recibido por «intrusismo»: «Te miro, te observo y siento una ADMIRACIÓN desbordante»
Christian Gálvez y su mujer Almudena Cid | La Coctelera

 

Christian Gálvez es uno de los rostros más populares de la pequeña pantalla pero no se quedan ahí sus habilidades. Seguro que muchos ignoran su pasión y conocimientos sobre la figura de Leonardo Da Vinci.

Este hecho le ha llevado a ser el comisario de la exposición 'Leonardo da Vinci. Los rostros del genio' que se exhibe en el Palacio de las Alhajas y en la Biblioteca Nacional de Madrid. 

Almudena Cid sale en defensa de Christian Gálvez

Sin embargo, esta pasión del comunicador por el polivalente genio del renacimiento, no ha sentado bien a todos.

En concreto hace pocos días El Comité Español de Historia del Arte emitió un comunicado en el que cuestiona el papel de Gálvez y le acusa de «intrusismo profesional». Un día después de esta polémica, su mujer, Almudena Cid, ha querido mostrar su orgullo, admiración y apoyo a su marido a través de las redes sociales.

 

  • NOVEDAD: Entérate antes que nadie de las novedades y cotilleos de los programas de TV de España, gratis en el móvil. ¡Pincha aquí!

«Te miro, te observo y siento una ADMIRACIÓN desbordante» ha escrito en su perfil de Instagram la ex gimnasta junto con una fotografía en la que aparece Christian con el retrato de fondo del artista italiano, toda una declaración de intenciones con las que quiere dejar constancia de la profesionalidad de su marido.

 

 

Dudan de la profesionalidad de Christian Gálvez

En su comunicado, los historiadores del Arte se quejan que Christian Gálvez «ha utilizado todo su poder mediático para proyectar una idea sin calado científico dirigido a un público general, pero a la vez situándose él mismo como gran experto internacional de la figura de Leonardo, con lo cual su intrusismo es doble».

Critican que «ni es 'experto' reconocido científicamente en la figura de Leonardo ni en la cultura de su época y, a la vez, tampoco es profesional en lo que se refiere a la curaduría de exposiciones».

 

Christian Gálvez se defiende

Antes de que tuviéramos consciencia de la reacción adversa del Comité Español de Historia del Arte, Christian ya dedicó unas palabras a quienes le cuestionan:«Me he tenido que enfrentar a mogollón de prejuicios. Pero hace tiempo que dejé de librar esa batalla, porque no me llevaba a ninguna parte. Si la gente quiere consumir el producto que realizo, guay. Si no, no pasa nada», recogió el diario 'El Mundo'.

 

El presentador se siente un poco contrariado al sentirse más valorado fuera de nuestras fronteras: «Me ha costado mucho más ganarme el respeto en España que fuera. Fuera no soy nadie, pero me han abierto las puertas con gran generosidad y han valorado mi trabajo. Y solo cuando he vuelto con ese aval internacional, aquí me han tomado en serio».

Sus compañeros apoyan a Christian

Además de mujer Almudena, compañeros de profesión como la periodista Carme Chaparro le han mostrado todo su apoyo y recriminado a los que le acusan de intrusismo.

«Todo mi apoyo a Christian Gálvez. ¿Qué pasa? ¿Salir por la tele nos quema las neuronas? Señores catedráticos: deberíais darle las gracias y no quejaros desde vuestros cortijos. ¿De qué sirve el conocimiento si no se difunde?», publicó.

 

Un escritor especializado en Da Vinci

Christian actualmente compagina su trabajo como presentador de Pasapalabra con la publicación de varios libros basado sobre la figura de Da Vinci como son 'Matar a Leonardo da Vinci', 'Leonardo da Vinci: cara a cara' y 'Gioconda desconocida'. 

 

Justo sobre esta faceta de escritor también lanzaron sus dardos desde El Comité donde dudaron de la veracidad de los datos manejados por Gálvez: «Sus conocimientos sobre la figura de Leonardo, traducidos en obras de ficción con, a veces, dudosas bases histórico-documentales, le han permitido situarse en referente sociológico sin ningún aval de carácter científico».