Said Aallaa, uno de los terroristas de Ripoll, escribió una carta dando instrucciones para saldar las deudas que había contraído

Los Mossos d'Esquadra encontraron la carta en el dormitorio del joven
Said Aallaa.   | Cedida

 

Said Aallaa, uno de los yihadistas que fue abatido en Cambrils, quiso despedirse de su familia antes de abandonar su domicilio el pasado jueves, 17 de agosto, pocas horas antes del atentado de Barcelona. Según ha recogido ‘El Mundo’, el joven de 18 años estaba comiendo en su domicilio de Ripoll, en Girona, cuando recibió la llamada de un amigo, después de la cual se fue y ya no volvió. Esa misma noche iba junto a cuatro terroristas más en el Audi A3 que irrumpió en el paseo marítimo de Cambrils, en Tarragona, e intentaron ejecutar otro atentado. Una patrulla de los Mossos, pero, consiguió pararlos. Los cinco terroristas acabaron muriendo dejando varios heridos y una mujer que falleció el día siguiente.  


Al día siguiente los Mossos d’Esquadra realizaron un registro de cinco horas en el domicilio de Aallaa, donde se encontraron varios ordenadores y teléfonos móviles. Lo que también encontraron fue una carta escrita por el propio Said, que un agente de los Mossos leyó en voz alta: «Pido perdón a las personas que pueda hacer daño estos días. Muchas gracias por todo lo que me habéis dado», decía la carta. El periódico ha destacado que con relación a estas palabras escritas por Said Aallaa, no han querido decir nada al respecto. Ese mismo día, durante el registro, el hermano de Said, Mohammed, fue detenido. En el momento en que la policía se lo llevó, los testigos afirman que su padre, sintiendo vergüenza, ni le miró a la cara, sino que se puso recto junto a la madre y no dijeron una palabra.

 

En el escrito, Said Aalla también dio instrucciones para saldar las deudas que había contraído: «Os dejo encargados de vender mis cosas (...) para cubrir las deudas que os debo: -1.000 euros (a mi madre), -1.000 euros (Mohamed)». Según explica 'Interviú', los investigadores creen que podría haber dejado esta parte en el escrito porque uno de los requisitos del Sunna es la obligación de todo musulmán de saldar sus deudas antes de morir: «Todo será perdonado al mártir excepto las deudas». Aalla también dejó escrito que tendrían que hacer sus familiares con todas sus posesiones: «Y el que sobre le dáis de (...) a los pobres».



Loading...