La versión de las tres hermanas supuestamente agredidas sexualmente en Murcia por tres jóvenes

Las cámaras de seguridad, con las que fueron captadas, contradicen su versión

Este pasado miércoles anunciábamos novedades en el caso de las supuestas agresiones sexuales sufridas por tres hermanas norteamericanas en Murcia por parte de tres jóvenes de nacionalidad afgana. En el artículo referido anteriormente señalábamos que los investigadores hallaron «contradicciones» en las declaraciones de las supuestas víctimas y empezaron a sospechar un posible caso de denuncias falsas.

‘El Programa de Ana Rosa’ ha tenido acceso a la declaración prestada por las jóvenes, en las cuales los investigadores que llevan el caso han encontrado «contradicciones». Desde el inicio de la diligencia se ha seguido la pista de todos los presuntos implicados en las agresiones sexuales, tanto a ellos como a ellas. Descubrieron, por las cámaras de seguridad que captaron a los jóvenes por Murcia, que la versión ofrecida por las hermanas no se corresponde a las situaciones que se visiones en las grabaciones.

La versión de las hermanas

Según ha publicado el citado medio, las jóvenes declararon estar en un local de fiesta de la capital, donde se encontraban celebrando la fiesta de Nochevieja. En aquel local, según ellas, tres chicos se acercaron y las empujaron a una zona oscura del local, donde les realizaron tocamientos. Cuentan, además, que dos de las chicas se marcharon al piso de ellos y una chica y un chico al piso de ellas.

Según su versión, en el piso de los chicos las dos jóvenes fueron agredidas por ellos. Una llegó a declarar que le había pegado una patada a uno de ellos a modo de defensa, según ‘El Programa de Ana Rosa’. La otra chica del piso, sin embargo, declaró que se había quedado paralizada por el miedo.

Añadieron que, tras poder escapar del edificio en el que supuestamente habrían sido agredidas sexualmente, los chicos las alcanzaron.

Como veníamos diciendo, esta parte de la declaración de las jóvenes no cuadra, pues en la cámara de seguridad de la estación de autobús de Murcia, se visiona cómo los jóvenes se despiden cordialmente de ellas, algo que no cuadraría si los chicos hubiesen abusado de ellas.