Ted Bundy: Historia de un asesino en serie

Vida y crímenes del psicópata más célebre de las últimas décadas.
El asesino en serie Ted Bundy sigue generando una morbosa fascinación | Angencias

Cometió al menos 36 asesinatos entre 1974 y 1978, aunque se sospecha que la cifra de sus víctimas podría ser incluso mayor. Murió en la silla eléctrica el 24 de enero de 1989 después de mostrar al mundo un carácter siniestro sin lugar para el arrepentimiento, y su perfil le ha valido un lugar como uno de los psicópatas más célebres de la historia.

¿Quieres saber quién fue Ted Bundy, cómo mataba y quiénes fueron sus víctimas? En este artículo conocerás todos los detalles de su biografía, su historial criminal y su reencarnación en la ficción.

Quién fue Ted Bundy: su biografía

La infancia de Theodore Robert Cowell estuvo marcada por un entorno agresivo: nacido el 24 de noviembre de 1946 en Burlington, Vermont, cuando su madre era aún muy joven, fue rechazado por esta y expuesto a la vergüenza pública mientras cuidaban de ellos sus abuelos, una pareja donde eran frecuentes los maltratos. 

Una infancia traumática

Más tarde, madre e hijo se mudaron a Washington con la pareja de esta, John Bundy, que adoptó al niño y le dio su apellido aunque nunca hicieron buenas migas. Los traumas familiares forjaron en él un carácter poco sociable que encontró una válvula de escape en la crueldad: el Ted Bundy adolescente se divertía torturando animales.

Estudiante modélico

Pero luego fue a la universidad y resultó ser un estudiante modélico. En el amor, Ted Bundy y Stephanie Brooks mantuvieron una intensa relación como compañeros de facultad antes de que ella le dejara por su carácter infantil. 

Ted estuvo mandando cartas a su amada durante mucho tiempo, y después de cinco años con otra compañera, Elizabeth Kloepfer, volvió con su primera novia, aunque la relación naufragó de nuevo después de que Ted se volviera siniestramente frío.  

Caída y ejecución

La biografía de Ted Bundy acaba el 24 de enero de 1989, cuando fue ejecutado en la silla eléctrica después de ser detenido por segunda vez en 1979 y acusado de varios crímenes. Primero negó los hechos, pero luego intentó retrasar su ejecución informando de nuevos asesinatos, revelando el lugar donde estaban enterradas las víctimas y colaborando para obtener prórrogas.

Las víctimas de Ted Bundy

En 1974, cuando aún en estaba en la facultad de Derecho, Ted Bundy cometió el primer asesinato, después del cual vendrían algunas decenas más. Este asesino en serie frío y calculador atraía con su carisma a chicas jóvenes que mataba y descuartizaba.

Joni Lenz y Lynda Ann Healy, las primeras víctimas

Tras descubrir los crímenes de Ted Bundy se descubrió un patrón similar en todas las víctimas: mujeres jóvenes, morenas y de pelo largo, en las que el asesino proyectaba la imagen de su madre y la de su primera novia Stephanie Brooks.

En enero de 1974, Ted Bundy entró en la habitación de la estudiante Joni Lenz, la violó y la golpeó con una barra de hierro hasta dejarla malherida. No la mató, pero fue el ensayo general para su primer asesinato, el de Lynda Ann Healy, cuyo cadáver apareció enterrado en una montaña cercana a la Universidad de Washington.

Roberta Parks y su macabro asesinato

Después del asesinato de su primera víctima vendrían muchos otros como el de Carol Valenzuela, una joven de 20 años desaparecida en Vancouver, y el de una joven de 16 años, Donna Masson, que desapareció mientras iba a un concierto de jazz en el campus universitario de Washington.  

Pero uno de sus crímenes más célebres por su modus operandi fue el de Roberta Parks: un chico atractivo con el brazo roto y un cabestrillo pide ayuda a esta joven de 20 años para cargar los libros al coche. Entonces aprovecha para secuestrarla. Su cuerpo apareció un mes después en un lago cercano.

Brenda Ball, la chica que quería llegar a casa

En junio de 1974, Brenda Ball salía de una taberna con la intención de llegar a casa. Había dicho a sus amigos que buscaría alguien que la llevara, y los testigos aseguran haberla visto por última vez hablando con un joven con un cabestrillo. Nunca más apareció.

La cifra aumenta: Janice Ottro y Denice Naslund

El número de víctimas fue aumentando, y la policía se centraba cada vez más en el perfil de un asesino en serie que actuaba con el brazo en un cabestrillo. En julio del mismo año Janice Otto salió a dar una vuelta en bici por el campus de la universidad, y desapareció sin dejar rastro. La vieron hablar por última vez con un joven con el brazo enyesado.

Tres días más tarde, Ted Bundy secuestra y asesina a Denice Naslund, el cadáver de la cual apareció flotando en el lago algunos días después.

Carol DaRonch, el error que precipitó su caída

Ted  estaba desatado y cometía los crímenes cada vez más de forma compulsiva. Después de matar a la hija del sheriff local y a otra joven, Laura Aimee, violándola y golpeándola sádicamente con una barra de hierro en la cabeza, Ted Bundy comete un gran error que conducirá la policía hasta él.

Con gran soberbia y creyéndose impune, Ted se hace pasar por policía e intenta secuestrar a la joven Carol DaRonch, que consigue zafarse y presentarse en la comisaría para ofrecer un retrato robot del joven. La policía lo buscó durante meses, en los cuales siguió cometiendo asesinatos, aunque al final su novia le delató en una llamada anónima.

Algunas víctimas no le reconocieron como su asaltante, así que fue puesto en libertad y consiguió cometer aún algunas fechorías más, hasta que fue detenido por segunda vez tras intentar escapar de un control policial. Había caído Ted Bundy, el asesino en serie.

El asesino en la ficción: películas y series

Durante sus años en prisión Ted Bundy recibió decenas de carta de admiradores iniciando un fenómeno de atracción por los criminales que se repetiría en casos como el de Charles Manson. Además de un depredador, este asesino genera una morbosa fascinación que se traslada también a la ficción.

Serie de Netflix: Las cintas de Ted Bundy

En ‘Conversaciones con asesinos: Las cintas de Ted Bundy’ (2019), Netflix intentó mostrar la otra cara del célebre asesino a través de una ficción basada en cintas inéditas con más de 100 horas de conversaciones con los dos periodistas Stephen Michaud y Hugh Aynesworth.

El documental, que consta de cuatro episodios, pone los pelos de punta al espectador tras escuchar las risas nerviosas, las pausas, los silencios, y las respuestas en tercer persona, y abre el interrogante al por qué de la fascinación que sigue suscitando este personaje.  

La película: Durmiendo con el asesino

El otro gran producto de ficción reciente sobre este criminal es la película de 2019 'Durmiendo con el asesino’, de Joe Berlinger. El actor Zac Efron encarna al asesino Ted Bundy y comparte reparto con otros actores conocidos como Jim Parsons, Lily Collins y John Malkovich. La historia de Ted se explica, en este caso, desde los ojos de su novia Elizabeth Kloepfer.