Muere Noa, la menor de 17 años que pidió el suicidio asistido tras ser violada dos veces en su niñez

No es oficial que los médicos hayan asistido en el fallecimiento de la menor
Imagen de Noa Pothoven, la joven holandesa que ha fallecido por una presunta eutanasia voluntaria | Instragram

 

El pasado lunes moría una joven de 17 años mediante eutanasia voluntaria. Lo pidió ella misma, tras haberlo reflexionado mucho, pues no soportaba más sus batallas contra enfermedades mentales que llevaba disputando desde que fue violada, hasta en dos ocasiones diferentes a muy corta edad.

Lo anterior escrito puede sonar muy raro en España, donde la eutanasia es delito, pero en Holanda, lugar en el que nació y vivió Noa Pothoven, la joven fallecida, la eutanasia es legal siempre y cuando se den algunos factores, entre ellos enfermedades mentales muy duras. Noa sufría muchísimo a raíz de los problemas mentales que contrajo a causa de la fatídica experiencia vivida.

«Respiro, pero ya no vivo»

La joven escribió una autobiografía antes de morir «Ganar o aprender». En el libro explica cómo ha vivido los trastornos que ha sufrido, que han derivado en estrés postraumático, depresión y anorexia. El objetivo de Noa era ayudar a los jóvenes con problemas, pues en Holanda no cuentan con una buena dotación de especialistas en este tipo de problemas dirigidos a los jóvenes.

Mensaje de Noa en una red social, en el que describe sus pensamientos | noamaestro - Insatgram

 

El pasado domingo, un día antes del fallecimiento voluntario de Noa, publicó un mensaje en las redes sociales. Escribió que: «Estuve deliberando por un tiempo si debería o no compartir esto, pero decidí hacerlo de todos modos. Tal vez esto sea una sorpresa para algunos, dado mis publicaciones sobre hospitalización, pero mi plan no es impulsivo. Tras años de luchar y pelear, estoy agotada. He dejado de comer y de beber por un tiempo y, después de muchas evaluaciones y discusiones, decidí dejarme ir porque mi sufrimiento es insoportable».

Añadía que sobrevivía, que nunca se había sentido «viva» desde las dos agresiones sexuales que sufrió a las edades de 11 y 14 años. «Respiro, pero ya no vivo», fueron sus palabras textuales.

Intentó convencer a sus seguidores y amigos que no intentaran convencerla de lo contrario: «El amor es dejar ir, en este caso», decía. Su madre ha pedido que el libro de Noa sea de obligatoria lectura para las personas que se dediquen a trabajos sociales, también para los niños, jueces y todos aquellos trabajadores que cuiden a adolescentes.

La eutanasia de Noa

El caso de la menor holandesa ha sido muy llamativo porque no es una situación habitual que una joven de 17 años pida la eutanasia voluntaria. Lo cierto es que, a pesar de haberse publicado durante algún tiempo el hecho de que Noa falleció mediante una eutanasia voluntaria, no existen pruebas oficiales que lo aclaren.

Cabe destacar que le fue denegada su solicitud de eutanasia en la Clínica para Morir de La Haya. Tras denegarse otros tratamientos por considerarla demasiado joven, instaló una cama de hospital en su casa, para que fueran sus padres los que la cuidaran. Según ‘De Gelderlander’, sus padres y los médicos acordaron no obligarla a comer.

Naomi O’Leary , periodista que ha seguido el caso, señala que: «La decisión de pasar a los cuidados paliativos y no forzar la alimentación a petición del paciente no es eutanasia. Los medios holandeses no informaron la muerte de Noa Pothoven como un caso de eutanasia», señala la periodista.

🔴 Los entresijos y las peleas de SÁLVAME en DIRECTO ¡Pincha aquí!

Comentarios