ESPAÑA DIARIO

Telegram : +34 639 048 422

E-Mail: info@espana-diario.es

Sobrevive un bebé prematuro que nació con el tamaño de una jeringa

El pequeño George Bownes nació a las 23 semanas en un hospital de Worksop, Reino Unido
El pequeño George nació a las 23 semanas de vida | Caters News Agency

 

Nada hacía pensar que un niño con las características del pequeño George Bownes pudiera salir adelante. Su madre, Hannah, reconoce que es un milagro como los médicos le dijeron desde un principio que «tiene una posibilidad entre un millón de vivir», .  

Y es que George nació prematuro a las 23 semanas y 6 días y con el tamaño, según explicaban sus padres en el diario británico 'Mirror', de una jeringa. Desde entonces, y en sus nueve meses de vida, el bebé ha continuado luchando por sobrevivir pese a las dificultades surgidas desde el primer momento. 

Su historia empezó el pasado mes de julio. Fue entonces cuando Hannah notó un fuerte dolor de espalda y acudió al médico, junto a su marido Daniel, que rápidamente empezó a inducirle un parto que duró cuatro días. A partir de ahí, empezaron largas de sufrimiento al ver que su bebé necesitaba soporte vital y como tenía que superar varias cirugías y curar de enfermedades complicadas como una sepsis y una meningitis. 

Ya se encuentra en casa pese a que necesita ayuda para respirar 

La situación del pequeño fue en todo momento delicado. En estos nueve meses se ha tenido que recibir hasta 20 transfusiones de sangres. La operación de hígado a la que fue sometido le hizo perder el 40 por ciento de su sangre y llegó a sufrir un shock séptico. 

Su madre Hanna y su padre Daniel ya disfrutan de su hijo en su casa de Worksop | Caters News Agency

 

Pese a todo, Hanna y Daniel pueden sonreír, después que su pequeño ha ganado las primeras batallas y se encuentra con ellos en su casa de Worksop, Nottinghamshire, en el Reino Unido«Es un verdadero milagro que esté aquí con nosotros. Cada día que tenemos con él es una verdadera bendición», explicaba la madre.

Aun así, la vida del pequeño aún pende de un hilo pues todavía depende de un tanque de oxígeno, ya que no puede respirar por sí mismo, pero, al menos, sigue ganando pese y supera los tres kilos doscientos gramos.  

Los padres están recaudando dinero para pagarle fisioterapia

El próximo paso de los padres del niño es conseguir que esté tenga una vida mejor en el futuro. Aunque sigue con vida, George tiene dañado el 75% de su cerebelo, viéndose afectada su capacidad motora

Es por este motivo que Daniel y Hanna han abierto una cuenta en GoFundMe para recaudar dinero y poder pagarle una tratamiento de fisioterapia que mejoré su movilidad.