ESPAÑA DIARIO

Telegram : +34 639 048 422

E-Mail: info@espana-diario.es

PREVISIÓN

Chubascos en el noreste, en un sábado soleado

La pelea a tiros en Cáseda habría sido ocasionada por una ruptura matrimonial

La discusión entre familias, martes en la tarde, dejó como saldo tres personas muertas
Imagen de archivo de la Policía Foral de Navarra. | Twitter
 

La separación de un matrimonio habría sido la causa del tiroteo en el que terminó una discusión entre dos familias y que acabó con la vida de tres personas, en el municipio de Cáseda.

Este miércoles la localidad navarra amanecía de luto y consternada ante los hechos que se iniciaron este martes a las 18.53 horas. Aunque por este suceso ya han sido detenidas tres personas, las autoridades siguen investigando las razones específicas que culminaron con el triple asesinato.

Por su parte un portavoz del Gobierno de Navarra ha dicho que estudian el caso para saber si podría formar parte de la larga lista de casos de violencia machista, porque el detonante de esta historia habría sido la expulsión de la casa de la mujer, por parte de su marido.

La separación familiar que terminó en tiroteo

El origen de esta discusión a tiros en Cáseda habría tenido lugar el 9 de septiembre. Este día la pareja conformada por Julio y Amparo habría tenido una discusión muy fuerte en la que el hombre terminó echando de su casa a su mujer.

Ante esta situación, la esposa decidió irse a casa de sus padres, que viven en Muniáin de la Solana, población perteneciente al municipio de Aberin, a 50 kilómetros de Pamplona. Allí llegó con su hija, fruto de la relación con el hombre que la acababa de sacar de la vivienda.

Este martes Amparo había decidido regresar a Cáseda buscando la manera de dialogar con su marido y restablecer la relación para volver a casa. Al parecer ella no se enteró que su padre y sus hermanos la siguieron y este habría sido el detonante, el encontronazo que tuvo con la familia de Julio.

Las familias discuten y se escuchan los disparos

La pelea entre las familias terminó en la calle y fue entonces cuando se escucharon los disparos. Los vecinos, alarmados por lo que estaba sucediendo, llamaron al SOS Navarra para alertar de una reyerta «entre dos familias de etnia gitana». En la llamada informaron que había tres personas tiradas en el suelo, al parecer muertas, entre ellas un hermano de Julio, de 17 años.

Luego del hecho, tres hombres se dieron a la fuga y fueron alcanzados, tras varios minutos de persecución, por la Policía Foral. En el vehículo iba un hombre y sus dos hijos y serían los culpables de haber disparado con escopeta a las víctimas mortales.

El alcalde de Cáseda, Jesús Esparza, ha declarado tres días de luto oficial en la localidad y agradeció a la familia de los presuntos culpables por el comportamiento que tuvieron en los momentos más críticos del lamentable hecho.