ESPAÑA DIARIO

Telegram : +34 639 048 422

E-Mail: info@espana-diario.es

Recibe 1.5 millones de dólares tras pasar 46 años en prisión por un delito que no cometió, Estados Unidos

Fue declarado culpable de un tiroteo que pasó en 1971
Imagen de Richard Philips | Youtube

 

Un famoso artista norteamericano ha recibido 1.5 millones de dólares por parte del gobierno estadounidense tras haber pasado 46 años en prisión por un delito que, finalmente, se ha demostrado que no cometió.

Tras haber sido encarcelado, Richard Philips empezó a pintar cuadros en prisión. Lo hacía para evadirse y pasar el tiempo. Años después, el mundo del arte empezó a interesarse por su estilo y por sus obras, las cuales se venden, a día de hoy, por valor de miles de dólares cada una. «Era una forma de mantener mi mente ocupada: podía meterme en mis cuadros y pasarme ahí horas», argumenta.

El pintor fue puesto en libertad en 2018, tras haber pruebas sólidas de su inocencia en el crimen imputado sobre él. En concreto, Philips fue acusado de perpetrar un tiroteo en 1971. Tras 46 años encarcelado, ha sido declarado inocente. Esto le convierte en la persona que más años ha pasado en prisión antes de ser declarada inocente en la historia judicial de Estados Unidos.

Tras ser declarado inocente, salió de prisión sin dinero, con tan solo un billete de autocar. Un año después, la fiscalía general del estado entiende que los 46 años de encarcelamiento injusto tienen el valor de 1.5 millones de dólares. Ahora tan solo falta que los legisladores estatales aprueben esa cantidad. A todo esto, Philips ha dicho que sea indemnizado o no, estará bien.

Un australiano gana la lotería con un número con el que llevaba soñando 13 años

Quien la sigue la consigue y está claro que si nunca pierdes la esperanza, la probabilidad de llegar a conseguir tu sueño aumenta. Y precisamente fue gracias al sueño, algo premonitorio, que tuvo un hombre en Australia hace 13 años, el que hoy le permite decir que es millonario.

Más de 4745 días es lo que tardó este trabajador de East Devonport (Australia), que por el momento ha decidido mantener su anonimato, en cumplir su sueño. Semana tras semana, este australiano compraba siempre el mismo número que visualizó mientras dormía hace más de una década.