ESPAÑA DIARIO

Telegram : +34 639 048 422

E-Mail: info@espana-diario.es

Piedad, la madraza cordobesa asesinada a tiros por su marido cazador

Los cadáveres de la pareja fueron encontrados en su casa de Iznájar este lunes al mediodía
Piedad, de 51 años, fue asesinada por su pareja el pasado lunes | El Español

 

Nadie se acaba de explicar en Iznájar, Córdoba, que llevó a José Antonio a matar de varios disparos a Piedad, su mujer, y acabar suicidándose. No existía entre los vecinos ningún indicio que apuntará a que tuvieran problemas o que él pudiera ser un maltratador: «Yo siempre los había visto bien. Eran una buena familia; nunca se habían metido en problemas», explicaban conocidos de la pareja a 'El Español'.

La pareja fue encontrada muerta el pasado lunes sobre las 13:00 en el domicilio familiar, una casa a unos cuatro kilómetros de la localidad cordobesa. Fue uno de sus hijos quien se encontró con el trágico escenario. Piedad, de 51 años estaba muerta dentro de la vivienda familiar. Su asesino, padre de los jóvenes veinteañeros, estaba en la puerta junto a su escopeta del calibre 12, pues era un aficionado a la caza. 

Sus allegados confirman que eran una pareja de lo más normal y no había ninguna denuncia por violencia de género. «Bonita pareja, por fuera y por dentro», «esa gente guapa», son algunos de los comentarios que normalmente le dedicaban. Es por eso que el suceso ha caído como un auténtico mazazo en todo el pueblo, sobretodo entre los amigos y familiares de este matrimonio dedicado a trabajar en el campo.

 

Una carta, clave para explicar el móvil

El arma con la que se cometió el crimen no fue el único objeto que encontró el hijo de Piedad y José Antonio junto a su padre. Este había dejado una nota de despedida. La carta, de la que no se ha hecho publico su contenido, podría ser clave para desentrañar que se le pasó. 

A la espera que avance la investigación, todos los indicios apuntan que la muerte de Piedad fue un nuevo caso de asesinato machista. Con esta mujer cordobesa, ya son 16 las que han muerto a manos de sus parejas o exparejas en España este 2019.