El padre que mató a su hijo de 8 meses en Cádiz acaba torturado en prisión

Isidro S., vecino de Arcos, acabó con la vida de su hijo de 8 meses en 2017

Detención de Isidro S. en 2017
Isidro S., el parricida de Cádiz, torturado por dos funcionarios | España Diario

Dos funcionarios del Centro Penitenciario Puerto II, en el Puerto de Santa María (Cádiz), han sido condenados a tres y un año de prisión por torturar al vecino de Arcos que mató a su hijo de 8 meses. Además, la Audiencia Provincial de Cádiz les ha inhabilitado para el ejercicio de su profesión durante diez y ocho años y les impone una multa de 360 y 180 euros por un delito de lesiones contra el interno.

María Isabel Domínguez Álvarez, jueza instructora del caso, sostiene en su escrito que los dos acusados, encargados de la seguridad penitenciaria, se aprovecharon de su situación de superioridad para agredir en repetidas ocasiones a Isidro S., llegándole a propinar hasta dos palizas.

Dos palizas en una misma tarde

Durante la tarde del 8 de junio de 2018, en el centro penitenciario, uno de los acusados se acercó a la celda del interno y le advirtió «hoy vas a dormir calentito», según informa ‘El Diario de Cádiz’. Isidro S., que en ese momento estaba durmiendo con otro interno, se vio obligado a salir al pasillo y, en un momento dado, uno de los acusados le agredió de forma muy violenta.

Horas después, el mismo funcionario le volvió a agredir, propinándole «de nuevo puñetazos y patadas por todo el cuerpo». Fue durante la mañana del 9 de junio cuando la psicóloga y el educador de la prisión encontraron a Isidro en el pastillo «descalzo, deambulando con la mirada perdida y cubierto de hematomas y de heridas en el rostro». Momentos después, trasladaron al preso a Enfermería.

Isidro S. creía que «pronto llegaría el Apocalipsis»

El pasado 1 de junio de 2017, Isidro S. acabó con la vida de su hijo de 8 meses tapándole la nariz y la boca. La madre, con una discapacidad del 68%, trató de socorrer al pequeño, pero acabó recibiendo varios golpes por parte del preso. El Fiscal recogió, en su calificación, que en el momento de los hechos, el padre creía haber recibido unos mensajes en el teléfono móvil que aseguraban que «pronto llegaría el Apocalipsis» y que debía asfixiar al bebé.


Comentarios

envía el comentario