Los padres de Julen supeditan un pacto con el dueño de la finca a que les pida perdón

El acusado podría no llegar a pisar la prisión si cumple los tres requisitos correspondientes
Los padres de Julen en una imagen de archivo | EspañaDiario

David Serrano, dueño de la finca y único acusado de delito de homicidio por imprudencia en el caso de Julen, el niño de dos años que falleció tras caer al interior de un pozo el pasado 13 de enero en Totalán, negociaba un pacto con la Fiscalía nada más conocerse las fechas señaladas para el juicio. Ahora, quien ha mostrado su postura ha sido la representante de los padres del menor, quien ha supeditado el hecho de que se alcance un pacto a que Serrano pida perdón.

Según indica ‘SUR’, así lo ha anunciado la abogada de los padres de Julen, Antonia Barba, quien ha indicado que, por el momento, no se le ha dado traslado del citado pacto. De esta forma, el acuerdo que negocian la Fiscalía y la defensa de Serrano solo se estaría gestando entre estas dos partes.

Si finalmente el pacto no lo evita, el acusado tendrá que comenzar las sesiones de juicio el 21 de enero de 2020. La Fiscalía de Málaga pide inicialmente una condena de tres años de cárcel por homicidio imprudente para Serrano.

No obstante, la vista oral no se llevará a cabo si se consuma el acuerdo que está negociando la defensa del dueño de la finca. Por su parte, los padres de Julen piden que la condena se eleve a tres años y medio al considerarse la negligencia «extremadamente grave».

Condena de conformidad

El acuerdo que negocia la defensa del acusado y el Ministerio Público es de un año de cárcel y suspensión de la pena condicionada a que no vuelva a delinquir. En el programa ‘Hoy en día’ de Canal Sur, el propio Antonio Flores, director del bufete que representa al acusado, ha confirmado que se están teniendo «conversaciones» con la Fiscalía y que «se está hablando» de una condena de conformidad con el investigado a un año de cárcel, pero sin llegar a pisar la prisión.

Para poder obtener la suspensión de la pena se requieren tres requisitos: que la condena sea inferior a dos años –con el pacto se aseguraría de ello—, carecer de antecedentes penales –no tiene— y satisfacer las responsabilidades civiles que hubiera originado.

Indemnización

Uno de los principales escollos de la negociación es el pago de la indemnización, ya que Serrano presentó concurso de acreedores y declaración de insolvencia en el juzgado, que le reclamaba 885.310 euros de fianza y que, ante su respuesta, ordenó el embargo de la finca donde ocurrieron los hechos.

De hecho, la indemnización de la que se está hablando con la Fiscalía asciende a 90.000 euros, pero la defensa del acusado matizó que no tiene capacidad para acceder a esa cantidad, dado que la única propiedad que tiene es la finca y ya ha sido embargada.

Según expone ‘SUR’, el otro escollo es que, para evitar el juicio, el acuerdo para una sentencia de conformidad tiene que cerrarse también con el tercer vértice, la acusación particular que ejercen los padres de Julen. Para ello, tendrá que pedirles perdón.