Los padres de Julen llegan a un acuerdo con el dueño de la finca donde murió el pequeño

David Serrano, propietario de la finca donde murió el pequeño, aceptará una condena y el pago de una indemnización

La defensa del dueño de la finca en la que está el pozo en el que murió Julen, el pequeño de poco más de dos años que fue rescatado sin vida 13 días después de caer en dicha prospección hace un año, y la acusación que representa a los padres del niño han llegado a un principio de acuerdo que evitará el juicio, previsto para este martes.

Así lo han confirmado fuentes judiciales, quienes han apuntado que el principio de acuerdo supone que el procesado aceptará los hechos por los que es acusado y un año de prisión por un delito de homicidio por imprudencia grave y se compromete a pagar una indemnización a los padres.

Este pacto deberá ser ratificado por el acusado, David Serrano, y por todas las partes -Fiscalía, acusación particular y defensa- ante el titular del Juzgado de lo Penal número 9 de Málaga que este martes tenía previsto comenzar el juicio y que tendrán que dar el visto bueno y dictar sentencia de conformidad.

El propietario de la finca acepta una condena

En el escrito de la acusación provisional, el fiscal señaló que el dueño de la finca «no había señalizado ni advertido» de la presencia del pozo, del que era «el único conocedor». En este sentido, la acusación de los padres de Julen añaden que se trata de una «imprudencia» de carácter «extremadamente grave».

Por su parte, la defensa del acusado había reiterado en varias ocasiones que David Serrano no podía haber previsto el riesgo y que avisó a los padres de la existencia de pozos en la zona. Ahora, sin embargo, acepta el delito por imprudencia y solo resta que el juez dicte la sentencia de conformidad este martes 21 de enero.