El padre del bebé maltratado en Lérida: «Ojalá te mueras en el parto»

Los agentes que fueron al domicilio han alegado que la mujer estaba «muy asustada y desconcertada»
La mujer sufrió diversas agresiones que no denunciaba | Gtres

A.C.T.T., de 39 años y acusado de violencia machista, deseó la muerte de su mujer y su hijo en varios correos electrónicos que le envió a ella durante los años 2018 y 2019.

La jueza ha leído algunos de los mensajes en los que se podía ver que el hombre había escrito a la mujer frases como: «Te mataré», «Ojalá el hijo te salga muerto» o «Ojalá mueras en el parto».

Además, han incluído en la vista el juicio del acusado de agresión sobvre su mujer en Lérida, hechos por los que el fiscal pide un año de pena privativa de libertad. En un primer momento este auto no pudo ser incluido, ya que una de las testigos que la jueza consideraba clave no pudo asistir, hasta ahora.

También se han conocido otras conversaciones que se intercambiaban mediante mensajes a distancia. Ella le escribía que «estás loco por lo que me hiciste», «no estoy dispuesta a soportar más tus maltratos físicos y psicológicos», «no me lo esperaba que a un día de parir me estés pegando» o «como puede ser que recién acabada de parir me estés pegando».

A su vez, el hombre escribía mensajes como: «Es la última vez que tu hijo cierra la puerta así, a la próxima le arranco la cabeza», «el bebé que esperas no es hijo mío y espero que salga muerto», «que se muera tu hijo, para mi estás muerta», «te pegaré, pedazo de loca», «me das asco» o «vete a tu país, a la selva».

Malos tratos

El día que los agentes se personaron en casa de la mujer, han declarado que aquella jornada la mujer que les abrió la puerta tenía marcas de dedos en el cuello y llevaba la camiseta mojada. Han explicado que la mujer les contó que había sufrido malos tratos en diversas ocasiones y que nunca había denunciado. Para explicar la humedad de su ropa alegó que al quedar inconsciente, el hombre le habría arrojado agua, para despertarla.

Los agentes que fueron al domicilio han alegado que la mujer estaba «muy asustada y desconcertada». La acompañaron al hospital a realizarse los cuidados y pruebas pertinentes y finalmente, en aquella ocasión, no reflejaron ninguna denuncia.