Apalean al novio en una boda tras aparecer su primera mujer para avisar de que tiene dos esposas más

El hombre no respetó las normas de enlace y los presentes de la ceremonia le dieron una paliza

Asif Rafiq Siddiqi apaleado en Karachi (Pakistan)
Un hombre se casa sin el consentimiento de sus mujeres en Paquistán | APF

En Paquistán, la poligamia está aceptada y un hombre puede casarse varias veces y convivir bajo el mismo techo con diferentes mujeres. Aunque es una práctica religiosa respetada por los miembros de la comunidad, se deben seguir ciertas normas como comunicarle a la esposa, el nuevo enlace y que esta le otorgue consentimiento al novio.

En Karachi, una ciudad costera de Paquistán, Asif Rafiq Siddiqi no respetó esa norma y fue apaleado por los presentes en la celebración. Según la BBC, el hombre estaba celebrando su nuevo enlace en el momento en que su primera mujer irrumpió en la ceremonia de la mano del hijo de ambos. La mujer añadió: «Él es mi marido y el padre de este niño» exponiendo acto seguido que Rafiq se había ausentado de casa con una excusa barata de que iba a marcharse a Hyderabad por tres días.

La multitud decidió tomarse la justicia por su mano y arrastró a Asif Rafiq Soddiqi a la calle, donde los presentes le brindaron una brutal paliza. Los golpes del gentío le causaron al novio varias heridas y desgarraron sus prendas.

Una mentira más

Al parecer, según los datos aportados por la BBC, Soddiqi no era la primera vez que mentía ya que su primera mujer también había descubierto meses antes el enlace con una segunda esposa a través de un mensaje de texto enviado a escondidas.

Finalmente, tras unos instantes, Asif tuvo suerte y fue salvado por policía. Las fuerzas del orden lo llevaron a una oficina de policía cerca pero los familiares de su mujer lo siguieron y le esperaron hasta que salió. Cuando Asif decidió salir del autobús que había usado para protegerse de los golpes de la familia, algunos presentes intervinieron en la escena para evitar más violencia.

El jefe de la estación de policía de Taimuriha, Rao Nazim le comentó al medio británico que aún no se hizo ninguna queja formal ya que, «es un asunto familiar, y los demandantes deben ir al tribunal de familia para resolver sus problemas».


Comentarios

envía el comentario