Noah, el bebé que contrajo un herpes por los besos que le dieron en su bautizo

Con apenas un mes de vida fue contagiado y ahora, ya con nueve meses, sigue luchando para recuperarse
El pequeño Noah se contagió del herpes por culpa de los besos que le dieron durante la celebración del bautizo  | Facebook (Ashleigh White)

 

Un bebé de solo nueve meses de vida ya ha pasado -fue cuando solo tenía un mes- por una situación crítica en Reino Unido después de contraer un herpes a los pocos días de su bautizo. Alguno de los invitados a la tradicional celebración le dio un beso y lo contagió el virus, fatal para los bebés.

Se trata del caso de Noah Tindle que su propia madre, Ashleig White, ha explicado en redes sociales con el objetivo de que «más gente se dé cuenta de los riesgos y las consecuencias de besar a un bebé, especialmente a un recién nacido cuando sufres de herpes labial».

El pequeño estuvo a punto de quedarse ciego y podría haber llegado a perder la vida, pues, pese a que se trata de un virus no dañino para los adultos, puede tener terribles consecuencias en los bebés.

El bebé fue contagiado con apenas un mes de vida

Todo sucedió cuando el bebé tenía cuatro semanas de vida, la madre se percató de que tenía un ojo inflamado y se le habían hecho ampollas alrededor del mismo, además, el pequeño no dejaba de llorar. Fue llevado al médico y tras varias pruebas y dificultades para diagnosticarlo, acabaron por concluir que el niño podía tener el virus del herpes simple 1, lo que también se conoce como 'beso de la muerte'.

Asegura Ashleigh que «muchos amigos lo abrazaron y lo besaron en el bautizo; podría haber sido cualquiera de ellos», y por ello es importante conocer los riesgos para un bebé.

 

 

Noah todavía no está recuperado del todo

«Casi nadie había visto las fotos de Noah cuando contrajo el virus hasta que publiqué las fotos online, pero pensé que era importante crear más conciencia», asegura la madre. Y es que, a día de hoy, ya con nueve meses, Noah todavía está luchando para recuperarse por completo.

No puede dejar de tomar medicamentos y, según ha explicado la madre, no podrá dejarlos hasta 2020. Las consecuencias para el pequeño podrían haber sido muy graves y es importante tenerlo controlado. «El virus estaba en su párpado, pero logramos detectarlo antes de que pudiera entrar en el torrente sanguíneo, aunque no pudo abrir los ojos durante días», explica la mujer.

Ashleig ha explicado: «Todavía tenemos un largo camino por recorrer antes de que salgamos de la oscuridad; tenemos continuamente controles con sus médicos y oftalmólogos».

Además, ha querido dejar claro que su caso podría haber acabado mucho peor de lo que lo ha hecho: «Tuve la suerte de alcanzarlo a tiempo y todavía tener a mi niño aquí conmigo hoy, pero algunos podrían no ser tan afortunados».

🔴 Los entresijos y las peleas de SÁLVAME en DIRECTO ¡Pincha aquí!

Comentarios