ESPAÑA DIARIO

Telegram : +34 639 048 422

E-Mail: info@espana-diario.es

Un niño de tres años se queda sin riñones después de que su médico se equivocara

El doctor asegura que se equivocó y «sacó el que no era»
Sebastián | El Español

 

Sebastián, un niño de tres años de edad, sufre un cáncer de riñón con metástasis en los pulmones, una enfermedad que provocó que fuera intervenido para extirparle el riñón izquierdo, donde estaba localizado el tumor. La mala praxis de su médico hizo que el riñón extirpado en la sala de operaciones fuera el derecho, el riñón sano, así que el niño se quedó sin sus dos riñones.

El propio médico, Roger Moreno, ha reconocido el error: «Hice una estupidez, saqué el que no era». Éstas fueron las palabras que el padre del menor, Ever Justiniano, tuvo que oír de boca del doctor al preguntarle por qué en el informe médico constaba que se había extirpado el riñón derecho del niño, cuando el riñón que estaba afectado por el tumor era el izquierdo.

 

Un médico que acumula denuncias por mala praxis

El caso del niño Sebastián ha levantado una oleada de indignación en el país al conocerse el historial del médico que operó al niño.

Al parecer, este doctor acumula denuncias por mala praxis —hasta un total de cinco con este último caso—, algunas de ellas con fallos estrepitosos como por ejemplo causar el fallecimiento de un menor tras dejarse olvidado instrumental quirúrgico dentro del cuerpo o la denuncia que tiene por dejar tetrapléjica a una joven.

El día de la operación de Sebastián, el médico no había evaluado al paciente durante la primera y la última intervención, y tampoco realizó «la placa radiológica de la tomografía que debió haber sido usada como referencia en el quirófano durante la operación», según recoge ahora el informe elaborado por el hospital sobre este caso.

El médico ha sido detenido y se le acusa de «inobservancia de protocolo de cirugía».

 

Una oleada de solidaridad

El suceso, que ha ocurrido en el departamento de Santa Cruz, en Bolivia, ha indignado al país y a la vez ha despertado una oleada de solidaridad que ha hecho que diversas personas se ofrezcan para donar un riñón para Sebastián.

Sin embargo, el niño sigue con el tratamiento de quimioterapia, por lo que su estado de salud no le permite hacer frente a un trasplante. Ever, el padre de Sebastián, ha hablado con la prensa sobre las operaciones de su hijo: «En la segunda operación sacó el riñón malo, pero lamentablemente antes había sacado el bueno y mi hijo quedó sin riñones».  Su vida depende ahora de poder soportar ambos tratamientos a la vez, la quimioterapia y la hemodiálisis.

 

El caso ha llegado hasta Evo Morales

El hecho de que los padres de Sebastián sean de origen muy humilde complica además la situación y, ante el revuelo causado en el país por el caso, el Ministerio de Salud boliviano mandó al máximo responsable de Salud Renal a hablar con la familia para garantizarles que tendrían todos los gastos del tratamiento cubiertos.

Además, tras el escándalo que ha supuesto que un médico que acumulaba tantas denuncias estuviera todavía de servicio en un hospital estatal, Evo Morales ha convocado una cumbre nacional sobre la salud y ha prometido destinar muchos más recursos a sanidad.

 

El presidente boliviano, Evo Morales | Europa Press