Un niño escribe una carta sobre el acoso que sufre en la escuela: «No me merezco tanto odio»

El centro determina que no hay acoso, aunque tomaran medidas medidas «educativas y correctoras»
Un niño de 11 años escribe una carta explicando cómo es la situación con sus compañeros en la escuela | Cedida

 

Un niño relata en una carta el acoso que sufre en la escuela en Gijón. El menor, de 11 años, cursa sexto de primaria y sus padres explican que estos problemas ocurren desde que tiene 3 años. Por parte del colegio se ha determinado que no existe acoso escolar, aun y así, tomarán medidas para intentar mejorar la situación. Sin embargo, la familia no firmará el informe pues insisten en que «sí hay acoso» y el niño ha sido derivado a Salud Mental.

El menor acude al especialista de Salud Mental

El niño no llegó a integrarse en el colegio donde cursó preescolar y, tras el primer curso de primaria, sus padres lo cambiaron de escuela. En la actual lleva ya cinco años, sin embargo, el pequeño tampoco ha logrado relacionarse correctamente con sus compañeros. Según cuenta la familia en ‘El Comercio’, llevan mucho tiempo comunicando la situación tanto a los tutores y orientadores, como al equipo directivo. Incluso en 2017 se realizó un informe y al finalizar el pasado curso se inició un protocolo de actuación ante un posible acoso escolar.

Los padres del menor lo han estado llevando al especialista de Salud Mental y el pequeño, con 10 años, escribió una carta, de un poco más de dos hojas, en la que narraba lo que ocurría a su alrededor en la escuela: «No entré con buen pie en este colegio, se me acusó de pesado, molestón, vete de nuestro lado. Se me acusaba de cosas que yo no hice», «No entiendo por qué me hacen esto los compañeros». Ante esta situación añade: «El mundo está lleno de personas muy pero que muy malas. No me apetece hacer nada ni salir de casa» y acaba compartiendo cómo se siente: «Estoy muy triste y con el corazón roto en mil pedazos. Yo creo que no me merezco este trato de tanto odio hacia mí».

El centro ha determinado que no existe acoso escolar | Cedida

 

Es muy cariñoso y busca el contacto físico

La familia del niño también han escrito una carta explicando cómo ven y viven la situación de su hijo: «Nuestro hijo está siendo sometido a un continuo acoso por parte de varias compañeras de su clase en el recreo y en el aula. Esto está repercutiendo en su salud y en su rendimiento académico», por ello han pedido a la escuela que se solucionen los problemas. Además, han explicado que el pequeño «es muy cariñoso y busca el contacto físico», incluso reacciona acariciando la cara de sus compañeros ante su rechazo, pero esta actitud extraña solo empeora la situación.

Sin embargo, se ha determinado que «no existe acoso escolar», pues para que así sea deben cumplirse las circunstancias de repetición, intencionalidad, desequilibrio de poder e indefensión y personalización, concluyendo que en este caso no es así, por lo que la escuela llevará a cabo medidas «educativas y correctoras», como actividades de tutoría y gestión de emociones, asignarle un compañero de mesa con el que se lleve bien, entre otras.