INVITACIÓN OFICIAL:

¿Te encantan Mercadona, Zara, Primark o Carrefour? Este es tu grupo. Únete al Grupo OFICIAL de Facebook de compras y moda. ¡PINCHA AQUÍ!

Desgarradora declaración de un niño de 7 años víctima de bullying: «Quiero morirme»

La madre asegura que la directora del colegio ha hecho lo que ha podido, pero el colegio debe reaccionar contra el agresor

Un niño de 7 años y su familia han decidido compartir un vídeo para denunciar el acoso que sufre el pequeño de la casa en la escuela. «Quiero unirme a Dios para siempre y que él deje de pegarme», asegura el niño, víctima de bullying en su colegio. 

 

En el vídeo se puede ver al menor a cara descubierta y que, mientras llora, explica como un compañero le acosa en la escuela continuamente. El nombre del pequeño es Charlie, y ya hace más de un año que empezó a llegar a casa con comportamientos extraños. «Traía los cordones arrancados, el abrigo desgarrado, moratones... Cuando le preguntaba qué le había pasado, me decía que se había caído, no tenía apetito y a veces me decía que se había hecho pis encima antes de ir al colegio para no tener que ir», cuenta su madre a 'L'Obs'. 

 

 

Parece ser que esta era la última opción para la familia de afrontar esta situación. «Grabamos estas imágenes a mediados de octubre por consejo de un amigo de la familia que es abogado. Originalmente, el vídeo no estaba destinado a ser publicado», explica la madre del niño, una peluquera de 43 años. La mujer afirma haberlo «intentado todo» y que han filmado el vídeo «como último recurso». 

 

Aseguran que desde el principio contactaron con el centro escolar para avisar de la situación que se encontraban en casa con Charlie, y también dieron los nombres de los tres niños a los cuales apuntaba el hijo como acosadores. Desde el colegio, se castigó a los tres abusones y también se los intentó alejar de Charlie, pero estas medidas fueron poco efectivas por la falta de vigilancia constante que debían ejercer sobre ellos. 

 

«Reconozco que la directora ha hecho lo que ha podido, pero si el colegio reaccionara, ese niño dejaría de pegar a mi hijo», pide la madre. Según cuenta, las medidas que tomó la escuela — un centro católico privado situado al noreste de Francia — si ayudaron a reducir el número de incidentes con el pequeño Charlie, al volver al colegio este nuevo curso también volvieron nuevos golpes. Fue en ese momento en el que Charlie aseguró que quería morirse.

 

 

A parte de la madre, también ha sido su hermana mayor quien ha querido dar las gracias a través de su perfil personal de Twitter. «¡Soy la hermana de Charlie, gracias a todos ustedes! Repito, no estamos aquí para hacer ruido, sino para denunciar el acoso no castigado por la ley».



Comentarios

envía el comentario