Una niña de tres años se muere de hambre después de que su madre se fuera una semana de fiesta

La madre se enfrenta a un máximo de 20 años de cárcel

La tragedia ha asediado a una pequeña localidad rusa llamada Kirov y ha dejado a todos sus vecinos sin palabras. Una madre ha confesado que se fue de fiesta y dejó a su hija de tan solo tres años de edad sola en casa, sin agua ni comida durante una semana. Fue la abuela de la menor quién halló sin vida a la pequeña.

La niña, realmente confundida y muerta de hambre, intentó comer detergente en polvo para la lavadora. La abuela, que iba a felicitar a la niña por su cumpleaños, fue la persona que la encontró sin vida, completamente desnuda y muerta de hambre en una habitación de la casa llena de basura.

La madre, Maria Plenika, de 21 años, tan solo le había dejado un yogurt para comer, un poco de pollo y salchichas. Cerró el agua del piso y se fue de fiesta durante una semana entera, más concretamente, del 13 al 20 de febrero del año pasado.

 

Entre 8 y 20 años de cárcel

Actualmente, la madre se enfrenta a entre ocho y veinte años de cárcel por asesinato, puesto que los psiquiatras han confirmado que se mostró completamente fría en el instante en que fue detenida por los agentes de policía y que «estaba plenamente consciente de sus acciones». Tal como aseguran medios de comunicación locales, la mujer acababa de dejarlo con su pareja y quería «pasar un buen rato con los amigos».

Por su parte, la abuela de la menor ha explicado que cuando preguntó por la pequeña «me engaño. Siempre me decía que iba todo bien». «Si hubiera sabido que algo iba mal, habría venido a buscar a mi nieta, no reconozco a mi hija».