INVITACIÓN OFICIAL:

¿Te encantan Mercadona, Zara, Primark o Carrefour? Este es tu grupo. Únete al Grupo OFICIAL de Facebook de compras y moda. ¡PINCHA AQUÍ!

Negligencia médica Canarias: Le diagnostican tortícolis y acaba muriendo de un infarto

El hombre llegó con dolores de cuello, brazo y espalda a urgencias y no le hicieron pruebas
medico
Los mejores chistes de médicos para no parar de reír | Unsplash

Después de varios años, la Sanidad de las islas Canarias ha sido condenada por el Tribunal Superior de Justicia (TSJC) de las islas a pagar la cantidad de 50.000 euros a una familia después de una supuesta negligencia médica en el año 2012 por la que un hombre acabó falleciendo.

En palabras muy resumidas, la víctima acudió a las urgencias de un centro médico al sufrir dolores intensos, allí le diagnosticaron tortícolis cuando, en realidad, lo que estaba sufriendo era un infarto.

Los hechos sucedieron el pasado 18 de septiembre de 2012, fue en la localidad de Telde, en Gran Canaria. Al parecer, el hombre acudió a urgencias con un dolor que, según se ha podido saber, le iba desde el cuello hasta los brazos, y le afectaba también a la espalda. Según ha publicado ‘Antena 3’, en el hospital no le hicieron ningún tipo de prueba y le dijeron que lo que tenía era tortícolis. Una hora más tarde, el paciente falleció.

Sufrió «entre las 6:00 y las 8:00 hora una cardiopatía isquémica con enfermedad aterosclerósica de tres vasos coronarios principales».

Al parecer, según las informaciones, lo que hizo el médico para su diagnóstico fue tocarle el cuello. Por su parte, Sanidad asegura que la culpa no fue plena del doctor, pues, según se defienden, el paciente no explicó bien los síntomas con los que había llegado al hospital.

Hace unos años, este argumento fue válido para el juzgado del caso, sin embargo, ahora el TSJC ha considerado que «no se le puede exigir que sea él –el paciente– quien refiera los síntomas y detalle su historial médico». La Sala ha considerado ahora que es el médico quien debe hacer las preguntas oportunas para un buen diagnóstico.

Según ha considerado la Sala, no se puede saber si el paciente se hubiera recuperado o hubiera fallecido de igual forma al obtener un tratamiento adecuado, sin embargo, «se le privó de la oportunidad» de haberse salvado al realizarle un mal diagnóstico, por lo que el caso ha sido considerado como una negligencia médica.

 



Comentarios

envía el comentario