ESPAÑA DIARIO

Telegram : +34 639 048 422

E-Mail: info@espana-diario.es

Una mujer acude a Urgencias en Tenerife con una tortuga muerta en su vagina

La ciudadana, de nacionalidad británica, sentía un fuerte dolor genital y por eso tomó la decisión de acudir al hospital tinerfeño
Imagen de archivo de una tortuga. | Cedida

 

Durante la noche de este pasado sábado, 15 de septiembre, una ciudadana de origen británico y residente en Tenerife acudió al centro de Urgencias de El Mojón, en el término municipal de Arona, con una tortuga muerta en el interior de su vagina.

Según las fuentes consultadas, la mujer afectada acudió hasta las citadas instalaciones del Servicio Canario de Salud (SCS) porque notaba un fuerte dolor en su zona genital, más concretamente en su interior.

Por este motivo, ante la explicación que proporcionó a los sanitarios del centro, el personal procedió a realizar una observación a la paciente. Tras la inspección que le llevó a cabo el médico de guardia, se pudo comprobar que en el interior de la vagina de la mujer había nada más y nada menos que una tortuga muerta. A causa de llevar a este animal dentro de sus partes íntimas, la joven había sufrido una seria e importante infección.

Cabe señalar que, a causa de este curioso y sorprendente hallazgo, el personal sanitario tomó la decisión de avisar a los agentes de la Policía Nacional de la Comisaría del Sur de Tenerife que se desplazaron rápidamente hasta el área de Urgencias de el Hospital.

Una vez allí, los agentes tomaron declaración a la joven y les explicó que salió de fiesta el pasado jueves, pero no sabe ni cómo ni porqué la tortuga acabó en el interior de su vagina.

 

Imagen de uno de los perros atados. | Guardia Civil

 

Investigada por tener dos perros con el hocico encintado en Ingenio

El Servicio de Protección de la Naturaleza (SEPRONA) de la Comandancia de la Guardia Civil de Las Palmas, investigó este pasado 30 de agosto a una mujer por presuntamente maltratar animales de forma continuada en una nave de la localidad de Ingenio.

Concretamente, la mujer tenía a dos perros con el hocico encintada en cinta de carrocero para evitar que ambos ladraran.

Según fuentes de la Benemérita, gracias a un correo electrónico de un ciudadano que había observado esta práctica de forma habitual, encintando el hocico a dos perros que se dedicaban a guardar en una nave comercial situada en Carrizal.

Por este motivo, los agentes del SEPRONA realizaron una inspección el pasado 28 de julio y comprobaron el estado de los animales. De esta forma, observaron que había dos perros atados a una cadena anclada a un cable de acero y que uno de ellos se encontraba con el hocico encintado con cinta de carrocero.

Por otro lado, el otro animal no lo llevaba puesto, ya que se lo había liberado de la mordaza, dejando como prueba de ellos los restos de la cinta en la zona donde se halló el animal atado.

Finalmente, los agentes de la Benemérita liberaron al perro de la cinta y la responsable de ellos aseguró que está práctica era habitual para impedir que ladrasen y así evitar molestias a la gente residente de la zona.