ESPAÑA DIARIO

Telegram : +34 639 048 422

E-Mail: info@espana-diario.es

Muere de cáncer una mujer con los pulmones trasplantados de un fumador

El donante había estado fumando una cajetilla de cigarrillos al día durante 30 años
Tabaco como problema a la hora de ser donante de pulmón. | EspañaDiario.es

 

 

Una mujer ha muerto en Francia víctima de cáncer después de someterse a un trasplante de pulmones donados por una persona de 57 años que fumó, durante 30 años, una cajetilla de cigarrillos al día.

 

Este hecho ha vuelto a poner de relieve y como factor de riesgo el hecho de que una persona sea o no fumadora a la hora de ser donante de pulmones. Aun así, según aseguran desde el Complejo Hospitalario Universitario A Coruña (CHUAC), los criterios de aceptación han ido avanzando con la ciencia y sería difícil que en España se aceptasen los pulmones de un fumador de una cajetilla diaria durante 3 décadas. 

 

A pesar de todo, cabe destacar que hay estudios que indican que las personas trasplantadas tienen un alto riesgo de desarrollar un tumor por los medicamentos que requiere el tratamiento. Los pulmones en especial —junto al corazón— requieren de un elevado consumo de fármacos que hace que el riesgo sea aún más elevado.

 

El mayor problema es que los medicamentos inmunosupresores son necesarios para evitar el rechazo del órgano. 

 

Variables consideradas en la donación de pulmones

Lo perfecto a la hora de escoger a una persona como donante de pulmones es que no haya fumado en toda su vida. El problema radica en que al ser la tasa de fumadores tan elevada no se puede descartar el pulmón de un fumador de manera directa.

 

Es por eso que se llega a aceptar a aquél fumador que lo es de manera moderada. Realmente, la importancia está en que el funcionamiento del órgano sea el correcto, en palabras de Diego González Rivas: «lo que hay que ver es que la función pulmonar de oxígeno sea buena, que tenga buen aspecto y que no haya alteraciones al realizarle el escáner». 

 

Como avanza 'La Voz de Galicia', «en cualquier trasplante hay riesgos», no solo puede tenerse en cuenta el carácter fumador o no fumador de una persona. Diferentes variables deben ser consideradas: edad, diabetes, patologías profesionales que afecten al pulmón... 

 

El problema es que junto a los factores de riesgos existen las muchas garantías. Aunque las garantías no lo son tanto como la ilusión de alguien que ve la posibilidad de recibir la donación que estaba esperando; a veces, para los pacientes, «cualquier riesgo es poco» según Juan Pedro Baños Jiménez, responsable de la Asociación Española de Trasplantados. 

 

También debe tenerse en cuenta la importancia de que los fármacos proporcionados sean tomados y, por lo tanto, los profesionales instan a sus pacientes para que «pongan todo de su parte para que el trasplante salga bien». Por lo mencionado anteriormente es por lo que se insta a que se tomen los medicamentos después de los trasplantes, ya que en gran parte de ello depende que finalice el tratamiento sin repercusiones negativas. 

 

El perfil del donante ha cambiado en los últimos años

Los perfiles de donante van cambiando con el paso de los años y lo que ayer era frecuente, hoy ya no lo es. Hace unos años, el perfil mayoritario del donante de órganos era el de varones que habían fallecido en accidentes de tráfico; a día de hoy estamos hablando de personas entre 60-65 años. 

 

Además se habla de la posibilidad de creación de un banco de autorizaciones para participar en estudios clínicos. Ésto supondría un gran avance ya que haría que las familias y el paciente tuvieran información detallada sobre los trabajos clínicos realizados y clarificaría las operaciones llevadas a cabo. Se trataría de un ensayo clínico custodiado por la Asociación Española de Trasplantados y que se utilizarían para avanzar con cada caso tratado.