Un menor en coma tras consumir alcohol con unas pastillas encontradas en las calles de Vigo

El joven fue encontrado por los servicios sanitarios cuándo sufría una parada cardiorrespiratoria

Imagen de archivo de una ambulancia de Galicia
El joven había mezclado pastillas encontradas en la calle con alcohol | Europa Press

Un menor ha ingresado en coma tras mezclar alcohol con medicamentos encontrados en una calle de Vigo junto a sus amigos, once menores y otra persona mayor de edad que fueron localizados posteriormente.

Según han trasladado fuentes policiales, los hechos han tenido lugar este lunes en torno a las 3.00 horas de la madrugada, cuando un responsable sanitario alertó de que un menor había ingresado en coma por la ingesta de medicamentos encontrados en la vía pública.

Tras desplazarse a la zona, los policías entrevistaron un empleado de la ambulancia, que detalló que se había atendido a un menor que se encontró tirado en la avenida Florida y que presentaba una parada cardiorrespiratoria. Al parecer, la causa había sido el consumo de opiáceos y antidepresivos y la vida del menor había sido salvada por un escaso margen de tiempo.

Los agentes sospecharon que el joven podía haber estado acompañado en el momento en el que consumió las drogas, por lo que solicitaron al personal sanitario hablar con él. Aunque los médicos lo autorizaron, explicaron que sus respuestas podían ser inconexas dado que se encontraba sedado.

Había encontrado los medicamentos junto a un contenedor

De este modo, los funcionarios consiguieron descubrir el nombre de algunos amigos del joven y contactaron con uno de ellos, que detalló que habían mezclado varias pastillas con alcohol hacia varias horas. Ante esta situación, se estableció un dispositivo junto al servicio de urgencias con el objetivo de localizar a los demás menores, para lo que utilizaron las redes sociales.

Además, otros agentes se desplazaron a la plaza Eugenio Fadrique, donde, según explicó uno de los menores, habían encontrado los medicamentos junto a un contenedor. De este modo, los policías interceptaron 140 cajas y las trasladaron al hospital para que los médicos pudiesen determinar qué tratamiento aplicar a los menores que habían consumido su contenido.

Posteriormente, se localizó a 11 menores de entre 14 y 17 años y a otro mayor de edad que habían consumido los medicamentos, así como a dos jóvenes pertenecientes al mismo grupo que no los habían ingerido.


Comentarios

envía el comentario