ESPAÑA DIARIO

Telegram : +34 639 048 422

E-Mail: info@espana-diario.es

Madeleine McCann podría haber sido atropellada y enterrada cerca de donde se le perdió la pista

La británica lleva 11 años desparecida pero aun se trabaja en el caso desesperadamente
Kate y Gerry, padres de Madeleine McCann. | España Diario

 

Desde el 3 de mayo de 2007 nadie sabe nada acerca de Madeleine McCann, la niña que desapareció del apartamento en el que estaba con sus padres en Praia da Luz (Portugal). La niña no dejó rastro y se inició una investigación sin precedentes en el país para localizarla. Han pasado 11 años del suceso y los padres aun no han perdido la esperanza de volverla a ver con vida. No obstante, una teoría que se maneja en estos días podría dar por cerrado el caso.

Scotland Yard está estudiando una vía que hace varios años atrás no se consideró lo suficientemente sólida como para centrarse en ella: que fuera atropellada y enterrada por la zona en la que se perdió su pista.

Esta información proviene de la prensa del Reino Unido, y apuntaría a que la menor se despertó aquella noche, al ver que no estaban sus padres en el apartamento salió a por ellos, pero durante el trayecto hasta el restaurante en el que estaban sus padres y amigos es posible que se perdiera. En su intento por volver al apartamento, tras verse perdida, es posible que fuera atropellada y posteriormente enterrada por alguien.

En 2007, el año de la desaparición, esta teoría ya fue puesta encima de la mesa, pero no cobró fuerza y se centraron en otras vías. Hoy esta posibilidad vuelve a ser una de las más sólidas. Otra posible vía que seguir, en la que han centrado el mayor de sus esfuerzos, fue el secuestro o la de un robo que salió mal.

Según la investigación, una de las ventanas y la puerta del apartamento se encontraban abiertas, aunque más tarde esta información fue tachada de falsa por un testigo. Tras iniciar la búsqueda por los alrededores de la zona, finalmente se avisó a la policía.

Aquella noche ya empezaron las maniobras para la búsqueda de Madeleine, tanto que se iniciaron interrogatorios a los padres y a los amigos de estos entre otros. El resultado de los interrogatorios fue hallar muchas contradicciones entre los testimonios. El apartamento fue precintado y los padres, como hoy, defendían el secuestro de su hija.

Se han hecho públicas muchas especulaciones sobre la suerte que corrió la menor inglesa. Desde que fueron sus propios padres quien acabaron con ella hasta la consecución de un accidente doméstico.

 

El primer gran investigado del caso

El primer gran sospechoso fue Robert Murat. Fue puesto en el punto de mira tan solo 12 días después de la desaparición. Murat vivía a escasos metros (100 metros) del apartamento en el que se hospedaba la familia McCann. Una persona que estaba cubriendo cómo se desarrollaban los hechos para la prensa, aseguraba que Murat estuvo por la zona del apartamento con un comportamiento sospechoso varias veces.

 

Cressida Dick, la primera mujer al frente de Scotland Yard y de la investigación. | Reuters

 

Se llevaron a término las tareas de búsqueda de pruebas en los objetos personales, informáticos y de la vivienda de Murat. No se encontró nada que le vinculara con Madeleine. En julio de 2008, Murat recibió una indemnización de 715.000 euros aportada por 11 diarios británicos por difamación.

 

La teoría sobre los padres

Portugal puso en marcha un gran operativo. Cerca de 200 agentes se movilizaron en apenas dos semanas y la cifra alcanzaría los 1.000 durante la segunda mitad del año 2007. Se vigilaron todas las fronteras desde el principio, la de España, mares y espacio aéreo.

Para realizar una inspección más exhaustiva, se aportaron muchísimos recursos por parte del Reino Unido para ayudar a resolver el caso. Uno de esos recursos fue la aportación de perros adiestrados para este tipo de situaciones. Los perros identificaron rastros de sangre y otros fluidos de la pequeña en el apartamento de la pequeña en julio de 2007 (dos meses después de su desaparición).

Además, también encontraron restos en el coche que los McCann alquilaron dos semanas posteriores al suceso. Los padres se negaron en rotundo a centrarse en esa vía y, en agosto de 2007, se hacía cada vez más sólida la opción de que la pequeña estuviera muerta.

 

Una nueva teoría sobre la desaparición de la pequeña podría resolver el caso. | España Diario

 

Fue el 6 de setiembre de 2007 cuando fueron, oficialmente, declarados sospechosos los padres de la pequeña. Se sostenía la posibilidad de una muerte accidental. Fueron interrogados, madre y padre, más de 16 horas, en las que no pudieron dar respuestas coherentes o con fundamento de la presencia de restos de la pequeña en el coche que alquilaron después de la desaparición.

El Fiscal General de Portugal, el 21 de julio de 2008, decidió archivar el caso y liberó a los padres de las sospechas en la implicación del caso por falta de pruebas.

La persona responsable de llevar a cabo la investigación fue el comisario Gonçalo Amaral. El comisario sentía que la niña había muerto y que los padres eran los responsables. Además, también creía que habían sido ayudados por el servicio de inteligencia británico, el MI5. Amaral decidió hacer públicas sus sospechas y fue apartado del caso.

 

Las teorías de la desesperación

Tras 11 años en los que nadie ha descubierto nada sobre la pequeña, se han disparado los rumores sobre los posibles destinos que ampararon a Madeleine. Desde que fue secuestrada por bandas del este de Europa hasta que fue vendida a una familia adinerada de África.

Los McCann llevan defendiendo durante todo este tiempo que su hija está viva y en paradero desconocido. El día 12 de mayo de 2019 Madeleine cumpliría 16 años.