Una joven asesinada a su madre: «Temo que alguien me vaya a matar»

La víctima afirmaba sentirse «paranoica» por los crímenes ocurridos a su alrededor
Imagen de Valerie Reyes, la joven asesinada | Greenwich Police Departmen

 

«Temo que alguien me vaya a matar». Estas fueron unas de las últimas palabras que Valerie Reyes le dijo a su madre. La joven de 24 años, residente en Connecticut, en Estados Unidos, advirtió a su progenitora mediante una llamada telefónica, aunque no tenía ninguna garantía de que algo malo le fuera a suceder.

«Estaba realmente asustada», reconocía su madre tan solo unos días después que el cadáver de Valerie fuera hallado, atado de pies y manos, en el interior de una maleta, localizada en una ubicación cercana a una carretera que se conecta con la ciudad. «Muy asustada», insistía atónita la mujer.

 

Paranoica por otros asesinatos

Preguntada por si tenía conocimiento que alguien quisiera hacer daño a Valerie, la mujer aseguró que ni la misma joven lo sabía. «No me dijo si tenía miedo por alguien en particular», reconoció, asegurando que ni siquiera su exnovio representaba un peligro para la vida de la joven víctima.

Para justificar sus miedos y su sensación de que alguien quería privarle de la vida, Valerie Reyes afirmaba sentirse «paranoica». Admitía tener «mucho miedo» en su día a día, debido a otros asesinatos que se estaban produciendo en las últimas fechas en el estado.

 

Encontrada tras una semana de búsqueda

Cuando terminó esta última llamada entre Valerie Reyes y su madre, la joven desapareció durante una semana. No fue hasta ese momento que unos trabajadores de mantenimiento de la carretera hallaron su cuerpo sin vida, completamente vestido y atado de pies y manos, en el interior de la maleta.

Fue a partir de ese momento que dio comienzo una investigación para esclarecer lo sucedido, aún sin contar con una primera base de qué podría haberle ocurrido a Valerie. Días después, las investigaciones continúan, con el objetivo de encontrar al responsable del crimen.

«Tarde o temprano lo atraparán, lo sé», se mostraba convencida la madre de la joven víctima, a quien todavía le retumban en la cabeza las últimas palabras de su hija, quien se adelantaba a los acontecimientos para predecir que alguien estaba pensando en quitarle la vida. «Temo que alguien me vaya a matar», advertía Valerie Reyes a su madre.