ESPAÑA DIARIO

Telegram : +34 639 048 422

E-Mail: info@espana-diario.es

Muere un niño de tres años en el Reino Unido cuando su padre quería «darle una lección»

Los padres creyeron que el niño dormía de cansancio tras haberse movido y gritado tanto
Los padres creyeron que el niño se había quedado dormido | Atlas

 

Los padres de un niño de tres años, muerto aplastado en un coche del Reino Unido en febrero de 2018, han sido declarados inocentes del homicidio del menor. El padrastro tan solo quería darle una lección, pues el niño no había parado de gritar y de llorar durante todo el viaje que estaban realizando el padrastro, la madre y el niño.

El juicio no ha salido hasta ahora, pese a que los hechos comentados ocurrieron a inicios del año pasado. La sentencia no es del todo definitiva y muchas personas han protestado, pues entienden que los padres son culpables.

Pensaron que el niño estaba dormido y no pararon la marcha hasta el destino

La cadena BBC ha explicado, este sábado 19 de enero, qué ocurrió en aquel vehículo en febrero de 2018. Stephen Waterson, el padrastro, se agobió de el jaleo que provocaba el niño a lo largo de todo el viaje y quiso darle una lección, lección que se le fue de las manos. El hombre reclinó el asiento delantero hacia atrás, aplastándole, pues se encontraba en el reposapiés justo delante de su madre.

A pesar de que el niño gritó «mami», según se ha dicho en el juicio, los padres no hicieron caso. De pronto, dejaron de escuchar la voz del niño. Pensaron que estaba durmiendo y que ya se había cansado de armar jaleo.

Cuando llegaron a su destino y se disponían a sacar al pequeño del vehículo fue cuando se dieron cuenta de que algo no andaba bien. Lo llevaron inmediatamente al hospital.

Al día siguiente, y en el centro médico, el pequeño falleció. La autopsia determinó que había sufrido lesiones por el «aumento de presión en el cuerpo». Además, por lo que se ha podido saber, presentaba hemorragias externas y hematomas pequeños a causa de la rotura de las venas.

La muerte la habría provocado una lesión cerebral isquémica, causada por la falta de oxígeno, de sangre y la asfixia por el aplastamiento continuado.