La trágica historia de las víctimas encontradas en el camión de Essex

Los investigadores británicos han confirmado recientemente a las autoridades vietnamitas los nombres de cuatro personas
El camión donde se han encontrado 39 cadáveres esta semana en el Reino Unido | Cedida

Poco a poco se va desvelando más información sobre las 39 víctimas encontradas en el interior de un camión en Essex, Inglaterra. Los investigadores británicos han confirmado recientemente a las autoridades vietnamitas los nombres de cuatro personas cuyas identidades creen haber identificado, estas se suman a cinco personas más ya confirmadas.

Según la investigación, las 39 víctimas se embarcaron en un peligroso viaje, organizado por las mafias de tráfico de personas, con la esperanza de aspirar a una vida mejor. Los nombres de las víctimas hasta el momento, presuntamente, confirmadas son: Huy Hung, de 15 años; Pham Tra My, de 26; Hung Nguyen, de 33; Hoang Van Tiep, de 18; Anna Bui Thi Nhung, de 19; Joseph Nguyen Dinh Luong, de 20; Le Van Ha, de 30; Vo Ngoc Nam, de 28 y Nguyen Dinh Tu, de 26, según informa 'Daily Mail'. Sus historias cuentan las vidas de personas muy diferentes que tuvieron la esperanza de encontrar un futuro mejor.

El joven de 15 años que quería reunirse con sus padres

Nguyen Huy Hung, el único menor confirmado —con 15 años— realizaba este largo viaje para reunirse con sus padres, por lo que llevaba dos meses intentando realizar un largo viaje hasta el Reino Unido. Su muerte no ha estado confirmada por las autoridades, pero sus familiares temen que él pueda ser la víctima menor de edad de la que hablan los medios. Su hermano escribió en Facebook: «Mi hermano dejó Francia para irse al Reino Unido y no hemos podido contactar con él desde entonces».

Según algunas fuentes, habrían sido sus padres, quienes también están en el país de forma ilegal, los que habrían pagado a los traficantes de personas unos 11.500 euros para que su hijo viajara al Reino Unido.

La viajera de 26 años que quería ayudar a su familia

Pham Thi My, de 26 años, pagó 34.700 euros a los traficantes creyendo que llegaría a Gran Bretaña en avión y automóvil. La joven salió de Vietnam con la intención de conseguir una vida mejor, pero durante el trayecto sus padres recibieron mensajes desgarradores de la propia Pham, donde aseguraba a su familia que la «amaba» y le decía a su Padre que estaba «muriendo porque no podía respirar».

Según una trabajadora de derechos humanos en Vietnam, la joven realizó este viaje para ayudar a su familia, ya que estaba endeudada y ella intentó desesperadamente ayudarlos. El propio padre le víctima aseguró que «dijeron que esta era una ruta segura, que la gente iría en avión, automóvil… sí hubiera sabido que ella iría por esta ruta, no la habría dejado ir».

El lavaplatos que viajaba de Francia a Gran Bretaña

Hung Nguyen, de 33 años, trabajaba en Francia como lavaplatos antes de empezar el viaje a Gran Bretaña. El año anterior, la familia de Hung ya había pagado 15.500 euros para llegar hasta Francia, y ahora se les había exigido una cantidad similar para este nuevo viaje. Además, Hung se reunió con su primo Hoang Van Tiep en el último tramo del viaje y se cree que ambos son víctimas de esta tragedia.

El joven que viajó a Rusia y Francia para llegar a su destino

Hoang Van Tiep, de 18 años y primo del anterior, se fue de su casa hace dos años después de que su familia pagara con un préstamo su viaje a Rusia y de allí a Francia.  La familia pagó esta vez 20.200 euros para que el joven llegara al Reino Unido. Hoang le dijo a sus padres que el viaje se realizaría en taxi.

La joven que quería ayudar a su familia siendo técnica de uñas

Anna Bui Thi Nhung, de 19 años, pagó más de 10.000 euros para llegar al Reino Unido con la idea de trabajar de técnico de uñas.  El objetivo de la joven era ganar suficiente dinero como para que sus familiares construyeran casas y tuvieran una vida que de otra manera no se podrían permitir en Vietnam.

La familia de la joven ha rebelado que el viaje empezó en agosto: Anna fue a China, Alemania y Bélgica, donde creen que se subió al camión donde se hallaron los cuerpos sin vida. Durante el largo viaje la joven había subido algunas frases reveladoras a sus redes sociales como: «Crecer significa tener que ocultar tu tristeza en la oscuridad y mantener una sonrisa en tu rostro». 

El chico que viajó a Rusia, Ucrania, Alemania y Francia

Nguyen Dinh Luongo, de 20 años, vivía ilegalmente en Francia des de 2018. Allí, pagó 11.500 euros para realizar el viaje hasta Gran Bretaña con la intención de trabajar en un salón de manicura. Pero el viaje del joven Nguyen había empezado mucho antes: En 2017 se trasladó a Rusia para trabajar, luego fue a Ucrania y en abril de 2018 llegó a Alemania des de donde viajó hasta Francia.

El expolicía que nunca conoció a su bebé

Le Van Ha, de 30 años, era un expolicía y carpintero que dejó a su esposa embrazada y a sus dos hijos pequeños en junio, momento en que viajó a Turquía, luego a Grecia y después a Francia para llegar a Gran Bretaña. Le Van arriesgó su vida para ayudar a su familia con sus préstamos.

El padre de familia que pidió que rezaran por él

Vo Ngoc Nam, de 28 años, era padre de dos hijos y había llamado el mismo martes 22 de octubre a su mujer para decirle que se dirigía en camión a Gran Bretanya. Le pidió que llamara a sus padres y que rezaran por él. Según su familia, Nam ya había viajado a Rumanía, Alemania y Francia para encontrar trabajo.

El exsoldado que dejó en casa a su mujer y su hijo pequeño

Nguyen Dinh Tu, de 26 años, era un exsoldado que había dejado a su esposa y su hijo pequeño para viajar y trabajar ilegalmente a Rumanía. Hacía unos meses había pedido a su mujer que lo ayudara a recaudar 12.700 euros para cubrir su viaje de Alemania la Reino Unido. Tras conocer la noticia, su mujer comentó a diarios nacionales que «tengo una gran deuda que pagar, no tengo esperanza ni energía para hacer nada».

Comentarios