Telegram : +34 639 048 422

E-Mail: info@espana-diario.es

Encuentran dos gemelas de 10 años en condiciones infrahumanas en Portual

Las menores compartían habitación con dos perros y cuatro gatos
Imagen de archivo de la policía metropolitana de Lisboa | Cedida

 

Dos gemelas de 10 años han sido encontradas en condiciones insalubres en un garaje de Portugal. Al parecer, el caso se destapó a raíz de una denuncia anónima en la línea telefónica de apoyo a menores. La llamada alertaba de que dos niñas vivían en condiciones infrahumanas en la localidad de Amadora, en las afueras de Lisboa.

 

Las pequeñas vivían con sus padres en condiciones «deplorables e insalubres», según ha informado la Policía metropolitana de Lisboa, por lo que les retiraron la custodia de las menores de forma preventiva. Al parecer, estas habían presenciado agresiones físicas y psicológicas entre sus progenitores.

«Nadie murió por no saber leer o escribir»

La madre ha concedido una entrevista a la revista ‘Sábado’: «Ellas no están mal. No se quejan. No saben leer - solo una cosita u otra que intentamos enseñarles - pero saben las horas, van al mercado, juegan con otros niños del barrio. Tienen comida, amor y cariño. Está mal, pero nadie murió por no saber leer o escribir».

 

Sin embargo, el Ayuntamiento de la localidad desmiente las declaraciones de la mujer y asegura que no hay constancia de intentos administrativos de escolarizar a las pequeñas. Los padres tampoco pidieron ayuda para acceder a una vivienda después de ser desahuciados de una casa ilegal en 2016.

Las gemelas vivían en condiciones infrahumanas

Según varios medios locales, la pareja dormía en un sofá junto a la puerta, mientras que las pequeñas lo hacían en unas literas de la habitación contigua, donde compartían espacio con dos perros y cuatro gatos. Según pudo comprobar la Policía metropolitana, las condiciones higiénicas del habitáculo eran realmente deplorables. 

 

Ahora el caso ha generado una oleada de indignación en Portugal, y es que la Comisión de Protección de Menores y Jóvenes conocía la situación de las gemelas desde 2013, cuando recibieron un aviso por «violencia doméstica». El proceso, sin embargo, se archivó hasta 2016, cuando la Fiscalía recibió una nueva denuncia.

 

El pasado mes de julio se recibió otra notificación. Fue entonces cuando el organismo de protección de menores decidió actuar y localizar a la familia, aunque la Policía no ha intervenido hasta un mes después.

Comentarios