URGENTE

⚫️Muere el hermano de 5 años de la niña de 8 fallecida, arrollados por un bus en Estella

LUTO EN EL PERIODISMO

⚫️ Muere Alicia Gómez Montano, exdirectora de 'Informe semanal'

La Fiscalía acusa a Ana Julia Quezada de asesinar a Gabriel Cruz de manera «fría y meditada»

Según el escrito de la Fiscalía, la asesina lo tenía todo pensado y premeditado, actuando de manera «fría y meditada»
Según la Fiscalía, actuó de manera «premeditada, fría y reflexiva» | RTVE

 

Según se manifiesta en el escrito de acusación de los abogados de los padres de Gabriel Cruz, Ángel Cruz y Patricia Ramírez, Ana Julia Quezada, la entonces pareja del padre del niño asesinado, mató al niño con una «frialdad estremecedora» el 27 de febrero de 2018.

En el documento, los abogados argumentan y exponen que el pequeño se encontraba pasando el puente del día de Andalucía en casa de su abuela paterna, en Las Hortichuelas Bajas, (Níjar, Almería). Fue acompañado de su padre, que por razones laborales, no se encontraba en la localidad dicho día.

Por lo que parece, después de comer, Gabriel salió a jugar a la calle y de manera inmediata «salió la acusada quien, en ejecución de un plan preconcebido para acabar con la vida de Gabriel y so pretexto de que lo acompañara a una casa que estaban arreglando (el padre del niño y su pareja Ana Julia) en la localidad de Rodalquinar (también en Níjar), lo subió al coche y se trasladaron hasta la misma».

La casa estaba ubicada en un lugar prácticamente «desértico y apartado del núcleo urbano», cosa que aprovechó la asesina. Ana Julia Quezada se aprovechó del «escenario que la acusada había procurado respecto al niño» y empezó a «golpearlo reiteradamente, con violencia y con un objeto contundente».

Ana Julia le tendió una trampa a Gabriel , el hijo de su pareja y que confiaba en ella | Antena 3

 

Por las pruebas que se han examinado, los abogados de los padres biológicos de Gabriel explican que «quedó aturdido por la violencia de los golpes y por la superioridad física de la acusada». Además, insisten en que «aún en ese estado, podría haber sobrevivido de haberse solicitado asistencia médica».

Siguen defendiendo que tenía «un propósito criminal» y al ver que el niño «seguía respirando», le tapó la boca y la nariz hasta provocar su muerte. Insisten en los minutos que pasaron desde que recibiera los golpes hasta su fallecimiento: de 45 a 90 minutos. Durante ese periodo de tiempo, podría haberse salvado la vida del menor si se hubiesen avisado a las emergencias.

Según la fiscalía, actuó de manera «meditada y fría»

Según la Fiscalía, la asesina actuó de forma «premeditada, fría y reflexiva». Ana Julia Quezada es acusada por el órgano jurídico de un delito de asesinato con alevosía por el que pide PPR (Prisión Permanente Revisable).

En el escrito se señala que sobre las 15.30 horas del funesto 27 de febrero de 2018, Gabriel le dice a su abuela que iba a jugar con sus primos y que Quezada estaba «pendiente de sus movimientos».

Según el informe, Quezada le propuso al niño ir a la finca alejada de Rodalquilar durante el trayecto de 100 metros que separa la finca de la abuela de la de sus primos. Gabriel accedió, pues tenñia «confianza» en Ana Julia, ya que estaba «íntimamente vinculada a su entorno familiar desde el inicio de la relación sentimental con su padre».