El FBI mató accidentamente a un español en Texas cuando lo intentaban liberar de un secuestro

Según denuncia su hermano Geovanny, Ulises Valladares fue capturado por unos narcos y que fue víctima de un disparo fortuito de un agente de los SWAT
Ulises Valladares trabajaba para una empresa petrolífera en Texas | Twitter

 

La operación para liberar de su secuestro a Ulises Valladares, un español de 47 años residente en Houston, Estados Unidos, acabó de la peor manera posible. Según ha denunciado su hermano Geovanny, que vive en la localidad coruñesa de Oleiros, Ulises murió tras recibir un disparo accidental de un agente SWAT del FBI.

El diario 'La Voz de Galicia' recogía la demanda de justicia del familiar del ciudadano español, de origen hondureño, que trabajaba para una empresa petrolera en Texas. Exige que el FBI reconozca el error cometido «como quedó demostrado tras la investigación policial». El atestado confirmaría que Ulises falleció por error mientras «se encontraba en una silla sentado y atado de pies y manos, con una venda que le cubría los ojos». 

El agente disparó al oír un golpe

La operación para liberarlo comenzó unas horas después que Valladares fuera secuestrado por una banda de traficantes mexicanos. Se encontraba en su casa, preparando a su hijo de 12 años para ir al colegio, cuando fue asaltado por dos hombres. Los asaltantes maniataron tanto al adulto como al menor, pero a este último lo dejaron en el lugar.  A Ulises se lo llevaron después de robar diversos objetos de valor de la casa.

 

Un miembro de los SWAT disparó por error a Ulises Valladares | Cedida

 

Los agentes pudieron localizar el lugar donde estaba encerrado el hombre después que otro de sus hermanos recibiera una llamada donde se le exigía 20.000 euros. Así, lo situaron en un hotel a las afueras de la ciudad texana. 

Los equipos especiales prepararon un dispositivo y rodearon el edificio. Una vez entraron por la puerta delantera, uno de los policías escuchó un golpe al entrar en una habitación y disparó. Se trataba de Ulises Valladares que estaba maniatado y con la boca tapada con cinta aislante. 

 

El FBI no ha asumido responsabilidades

La familia ha lamentado que la policía federal norteamericana «no quiere responsabilizarse». Los hermanos se plantean presentar una demanda ante las evidentes pruebas de tal terrible error. 

Hasta el momento, las autoridades, como el jefe de la policía de Houston, Art Acevedo, se han limitado a calificar el incidente: «Una operación con buenas intenciones para rescatar a un hombre ha acabado en una tragedia». Este explicó en una rueda de prensa que la víctima «tiró del rifle del agente» y que este  «no pudo observar de quién se trataba».    

Comentarios