Fallece Josefa a los 113 años, la española con más edad residente en nuestro país

«Nos sorprendió a todos desafiando a la naturaleza. Se ha recuperado fantásticamente, y aunque las piernas no le responden, su cabeza sigue estando en su sitio», dijeron sus familiares tras operarse de la cadera con 102 años
Josefa ha dejado tras ella en este mundo a dos hijas, 15 nietos, 24 biznietos y 15 tataranietos | Pixabay

Josefa Santos González ha fallecido a la edad de 113 años y 106 días de vida, lo que la ha convertido en la española con más edad residente en el territorio. Según ha comentado su nieta en ‘Hoy’: «Se le apagó la vela. Se nos ha muerto no por una enfermedad sino por vieja. Ha llegado a una edad increíble y toda su familia estamos muy orgullosos de haberla podido conocer durante tanto tiempo y disfrutar con ella».

Natural de Burguillos del Cerro (Badajoz), su nieta, Isabel Álvarez, contó al citado medio que Josefa vivía en una residencia en Madrid desde el año 2015, pues sus hijas, Luisa e Isabel, de 83 y 79 años respectivamente, «ya no podían cuidarla y casi toda su familia estábamos en Madrid. Ha sido una mujer excepcional, a la que la gente le tenía cariño, como se ha demostrado en el entierro», ha afirmado.

Nació en 1906

Así con todo, la mujer ha pasado por muchos altibajos emocionales en sus 113 años de vida. Nació en el año 1906, y ha tenido que lidiar con todas las alegrías y tristezas que le ha deparado la vida desde entonces.

Ha visto nacer y crecer a sus hijos, nietos, biznietos…Pero también ha visto fallecer a varias personas queridas de su familia, como su marido o alguno de sus hijos. En total, Josefa ha dejado tras ella en este mundo a dos hijas, 15 nietos, 24 biznietos y 15 tataranietos, según el medio ‘Hoy’.

En otras declaraciones, ha sentenciado que: «Temíamos por su vida —se rompió la cadera con 102 años—pero se recuperó perfectamente. Hace unos tres meses, el fémur se le rompió a la altura de la operación de cadera. Los médicos pensaban que no superaría la operación pero era obligatorio realizarla. Nos sorprendió a todos desafiando a la naturaleza. Se ha recuperado fantásticamente, y aunque las piernas no le responden, su cabeza sigue estando en su sitio».