Fallece un extrabajador de Patricio Echeverria por exposición al amianto en Legazpi, Gipuzkoa

Se le había concedido la Incapacidad Permanente Absoluta derivada de Enfermedad Profesional
Respirar polvo de amianto causa asbestosis, una enfermedad pulmonar grave | Cedida

Un extrabajador de Patricio Echeverria de Legazpi (Gipuzkoa) ha fallecido a consecuencia de la asbestosis contraída por exposición al amianto, según ha denunciado el sindicato ELA en un comunicado.

Trabajó durante 24 años en la empresa

El sindicato ha recordado que el Juzgado de lo Social número 1 de San Sebastián ya le había concedido la Incapacidad Permanente Absoluta derivada de Enfermedad Profesional, considerando como empresas sucesoras de Patricio Echeverria y, por ello, responsables de la exposición al amianto a CIE Automotive y Sidenor Aceros Especiales.

Según ha informado, el fallecido trabajó durante 24 años en la planta de la empresa sita en Legazpi, ocupando el puesto de cucharero, y encargándose de colar el acero fundido y de reparar y rehacer las cucharas cuando se deterioraban.

La sentencia, dictada antes del fallecimiento del trabajador y que no es todavía firme al haber sido recurrida ante el Tribunal Superior de Justicia del País Vasco por las empresas, declaró probada su exposición al amianto en base al informe de Osalan de septiembre de 2017, por el que posteriormente se le incluyó en el fichero de trabajadores expuestos de Euskadi.

La empresa importaba amianto desde los años 60

ELA ha apuntado que en ese informe «se constataba que la empresa importaba amianto desde los años 60 hasta que se dejó de emplear en 1984, reconociendo como tal la capa blanca que iba fijada contra la chapa del horno o cuchara, que los trabajadores manipulaban sin reparo porque desconocían su peligrosidad».

El sindicato ha lamentado que este fallecimiento «nos sitúa de nuevo, en toda su crudeza, ante el drama de las enfermedades profesionales derivadas del contacto con amianto, un fenómeno creciente y de dimensiones casi pandémicas derivado, todo ello, de un insuficiente control público y de la falta más absoluta de medidas de seguridad por parte de las empresas durante el pasado siglo XX».

Finalmente, ha trasladado sus «condolencias» a la familia y allegados del fallecido y ha exigido a las empresas que «actúen con responsabilidad y desistan de una vez por todas en prolongar innecesariamente la vía judicial, que no sirve más que para agudizar el sufrimiento de las personas afectadas y revictimizarlas», al tiempo que ha reclamado a las instituciones públicas «que asignen los recursos suficientes para garantizar de manera efectiva el derecho a la salud de la clase trabajadora».