Estrangula a su mejor amiga para robarle a su bebé recién nacido

Fingió durante meses un embarazo antes de matarla

Nada se supo Heidi Broussard y de su bebé recién nacido hasta que se destapó su trágico final. Esta mujer de 33 años había salido de su casa, en Austin (Texas), el 12 de diciembre para llevar a su otra hija de 6 años al colegio. Era la primera vez que salía de casa tras dar a luz y también fue la última. A las pocas horas, tras no saber nada de ella su pareja denunció su desaparición, explica 'The Washington Post'. 

Su familia no podía sospechar que una de les mejores amigas de Heidi sería clave en la resolución de tan terrible suceso. Una semana después, la pequeña Margot era encontrada, sana y salva, en la casa de esta amiga. En un callejón muy cercano aparecía el cadáver de Heidi estrangulado. 

La culpable, Megan Fieramusca, fue acusada de asesinato y secuestro. Durante meses fingió un embarazo para evitar que su antiguo novio la abandonará y se marchará de casa. Cuando llegó el momento, parece que solo se le ocurrió hacerse con el bebé que tenía más a mano, fuera como fuera. Su pareja confirmaba la macabra acción de Megan cuando la policía le enseñó una foto de la pequeña: «Ese es el bebé que hay en mi casa».