Dayana, viuda tras un mes casada al fallecer su marido en la M-50 por Nochebuena

Oussama es uno de los tres jóvenes que fallecieron en la M-50 por Nochebuena
Imagen de archivo de un agente de la Guardia Civil de Tráfico  | Cedida

Hacía un mes que Dayana G. R. y Oussama, ambos de 23 años, se habían casado. Él era un joven de origen marroquí y ella una española de ascendencia cubana. Ambos eran bastante conocidos en la localidad de Rivas Vaciamadrid, donde se les podía ver paseando a su niño de cuatro meses o en compañía de su familia.

No era precisamente una familia bienestante (él trabajaba como panadero con su padre y ella había cerrado un tienda de ropa hacía poco), pero estaban dispuestos a pasar las mejores navidades posibles. 

Tras la cena de Nochebuena, ambos se despidieron y él se fue a tomar algo con unos amigos. Se subió a un Ford Mondeo, donde le esperaban tres personas más y puso rumbo al centro de Madrid. En el kilómetro 37, el conductor del vehículo perdió el control y se estrelló contra el guardarraíl, arrastrando el coche unos 50 metros hasta que el Ford quedó parado en la cuneta, completamente destrozado.

En los instantes previos al suceso, varias llamadas al 112 alertaban de que un vehículo circulaba a gran velocidad por la M-50. Una de las principales hipótesis es que el conductor, uno de los amigos de Oussama, tuvo un momento de distracción y perdió el control, según se deduce del lugar en el que ocurrió el siniestro.

Los servicios de emergencia tuvieron que actuar para excarcelar el cuerpo de los tres fallecidos, entre ellos el de Oussama, aunque hallaron con vida a uno de los ocupantes de los asientos traseros, quien se encuentran en el Hospital Clínico con pronóstico grave.

Mientras tanto, la familia del joven pasó toda la noche en vela, ajenos al trágico suceso. No fue hasta la mañana siguiente, cuando vieron el siniestro por las noticias, cuando fueron conscientes de lo sucedido.

«Gracias por compartir tu vida conmigo. Voy a cuidar de tu tesoro (en referencia a su hijo). Dame fuerza, cariño mío, para seguir sin ti. Ha sido un placer vivir y estar contigo hasta el final como prometimos aunque me he quedado con ganas de más. Disfruta de ese lugar tan bonito donde estás. Te amo», escribe Dayana en sus redes sociales,