ESPAÑA DIARIO

Telegram : +34 639 048 422

E-Mail: info@espana-diario.es

Una célula yihadista iba a pagar un millón de euros a dos presos por atentar en España

Les habían prometido enviar el dinero a sus familias si ellos realizaban atentados suicidas con mochilas bomba
Imagen de una cárcel  | Imagen de: RT Actualidad.

 

Dos yihadistas, captados mientras se encontraban en prisión en España, iban a recibir una cantidad de entre medio y un millón de euros a cambio de cometer atentados suicidas con mochilas bombas, probablemente en las dos grandes capitales, Madrid y Barcelona.

Al parecer, el jefe de una célula yihadista les había prometido enviar el dinero a sus familias cuando realizaran los atentados. Sin embargo, la Brigada Provincial de Información (BPI) de Madrid, coordinada con la Comisaría General (CGI) en la cárcel de Valdemoro, lograron desarticular el grupo antes de que sucediera.

Según información de ‘La Razón’, el cabecilla de la célula había pactado con los dos yihadistas captados que, a su salida de prisión, se cometerían los atentados. Todo ello lo había hecho con la ayuda de un funcionario de prisiones que colaboraba con la trama, también a cambio de dinero.

Una célula yihadista estructurada y con recursos económicos

Según ha confirmado un agente que participó en la operación contra el grupo criminal, se trataba de una organización perfectamente estructurada: «Seguían un patrón de actuación y reparto de funciones totalmente definido, con una estructura jerárquica y un modus operandi establecido».

Esto la hacía una célula muy peligrosa, además, poseían también importantes recursos económicos: «Se estima que la célula poseía unos recursos financieros importantes, provenientes del tráfico de sustancias estupefacientes, en algunos casos a nivel internacional».

«Una vez que tenían ya diversos grupos de reclusos a los que controlaban, con perfiles óptimos para la captación, con personalidades psicológicas concretas, cercanos algunos de ellos a la drogodependencia y siempre sin recursos económicos, se les realizaba las proposiciones para ejecutar atentados», afirma el agente entrevistado por ‘La Razón’.

Todas sus acciones pudieron realizarse en gran parte por el funcionario de prisiones que también habían captado: «Se estima que dicha captación se produjo años atrás, lo que ha dado a la célula una situación propicia para llevar a cabo sus actividades graves y peligrosas con gran impunidad», confirma el agente.

La célula yihadista estava perfectamente estructurada   | Cedida

 

Suleiman, el líder de la célula

«Un perfil extremadamente radical, de odio a España y a Europa, e incluso de odio visceral a Marruecos, porque considera que su propio país ‘contenta a Europa’», explica el policía sobre el líder del grupo yihadista. A lo que añade que su liderazgo se imponía también «por el terror que genera en los reclusos».

Al parecer, los integrantes de la célula amenazaban a los reclusos una vez captados para que cumplieran la voluntad del cabecilla. «Se ha llegado a constatar que uno de los captados, en un primer momento pudo aceptar la propuesta pero únicamente para no seguir siendo amenazado. Pero una vez que se quiso distanciar del grupo y declinar la propuesta, fue brutalmente agredido», asegura el agente al medio citado.

Las prisiones, ¿un foco de radicalización?

«En mi opinión, las prisiones pueden ser uno de los focos más importantes de radicalización y captación yihadista», afirma el policía. Asegura, además, que no tanto por los reclusos que ingresan por delitos de terrorismo, pues esos están ya muy controlados, pero sí por los que entran a la cárcel por otro tipo de delitos.

Imagen de archivo de una persona encarcelada | cedida

 

«Cada vez con más frecuencia, se puede constatar que reclusos condenados por delitos comunes, que no han tenido ningún contacto a priori con entornos islamistas, se radicalizan durante su estancia en prisión», afirma.

Y es que en las mismas prisiones se les consigue aleccionar: «Constantes charlas relacionadas con el odio a los infieles; el amor máximo a Allah y a la Yihad; y con el visionado de vídeos, en los que se ensalza el martirio, la muerte, el paraíso, y la “Yihad y morir por Allah”».