Casimiro, el expolicía de Sevilla condenado a 2 años y medio por disparar a los ladrones que asaltaron su casa

Este agente local no dudó en usar el arma reglamentaria contra los cinco hombres que asaltaron su vivienda de madrugada y le agredieron
Casimiro Villegas tuvo que usar el arma para defenderse de los asaltantes | Facebook

Casimiro Villegas, un expolicía local de Sevilla, ha sido condenado a dos años y medio de cárcel por haber disparado a los cinco hombres que asaltaron su casa para robarle el año de 2011. La Audiencia Provincial le ha impuesto esta pena al considerarlo culpable de tres delitos de lesiones.

Se ha desestimado la petición de la  Fiscalía de 16 años, que llegó a hacer una solicitud de 20, y también la versión de defensa propia mantenida por sus abogados. Los cinco ladrones tienen unas penas de entre dos y tres años por un delito de robo con violencia en casa habitada y un delito de lesiones leve.

Los hechos por los que fue juzgado

Todo ocurrió la madrugada del 29 de marzo de 2011. Casimiro y su mujer dormían cuando sobre las tres de la madrugada cinco personas entraron en su vivienda. Para ello, según explica el 'Diario de Sevilla', tuvieron que forzar la reja del perímetro del chalé, el cancelín del porche y la puerta de cristal doble del salón

La rotura del vidrio de esta última despertó a la mujer. El entonces agente de la ley salió a ver que pasaba en zapatilla y calzoncillos. De repente, se vió sorprendido por los ladrones que empezaron a propinarle patadas y puñetazos. 

Tras zafarse en una primera ocasión, y repleto de sangre, pudo volver al dormitorio y coger su arma reglamentaria. Al salir al pasillo, se encontró con uno de ellos y se enzarzó en una nueva pelea. Finalmente tuvo que abrir fuego contra ellos antes que pudieran escapar.

Además de la condena, este episodio le supuso que lo apartaron del cuerpo y que sufriera un estrés postraumático que le dificulta mucho su día a día, incluida volver a incorporarse al mundo laboral. Tanto él como su mujer, que perdió el tiroide por el trauma, prácticamente no salen de casa y confirma que llegó a pensar en el suicidiio. 

La estrambótica versión de los ladrones

Durante el proceso judicial, los cinco delincuentes llegaron a defender que su entrada en la casa se debía a que querían cobrar un dinero para un marroquí relacionado con el narcotráfico llamado 'Karim'. Según su versión este compró unos motores fueraborda a otro marroquí 'Mustafa' por 30.000 euros pero por alguna razón quería recuperar.

Uno de ellos, Raúl P.R., aseguraron que la mitad de esta cantidad estaba en casa de Casimiro y que por eso les habían encargado ir a ella. Además, afirmó que la vivienda era una «guardería de hachís».  Todo esto quedó sin probar tras los ocho años de investigación policial donde ni se encontró al tal 'Karim' ni ninguna llamada o indicio que diera credibilidad a estos hechos.