Un bebé nacido sin rostro en Portugal desata la indignación

Las autoridades han abierto una investigación para detectar si hubo negligencia
Imagen de archivo de un bebé | Cedida

El Hospital San Bernardo de Setúbal, en Portugal, está estos días en el epicentro del huracán mediático por el caso de un bebé nacido sin ojos, sin nariz y sin parte del cráneo. Los padres de Rodrigo, el bebé que nació el pasado 7 de octubre, interpusieron una denuncia por supuestas irregularidades durante el seguimiento del embarazo.

 

Al parecer, a pesar de los numerosos análisis realizados durante la gestación, el médico especialista del Servicio de Obstetricia no fue capaz de detectar las malformaciones. El caso no hubiera causado polémica si no fuera porque el país sufre un importante deterioro en materia de salud pública. Ante la falta de personal, el Ministerio de Sanidad portugués ha decretado el cierre temporal de algunos centros médicos durante la noche.

Una ecografía avanzada alertó a los padres

Los padres del pequeño pidieron una ecografía avanzada en un centro privado, y fue ahí donde los servicios médicos les alertaron sobre los problemas que podían surgir en el parto. Alarmados, los progenitores llevaron la ecografía al Hospital San Bernardo, pero el médico especialista del centro público descartó la posibilidad de que surgieran complicaciones

 

El caso saltó enseguida a la primera línea mediática, desatando una indignación popular que va in crescendo. 

 

Por el momento, las autoridades han abierto una investigación para detectar si hubo irregularidades y la Fiscalía General del Estado se ha pronunciado sobre lo sucedido: «Se confirma la muy reciente recepción de una queja presentada por la madre. La misma dio origen a una investigación que está en curso», asegura un portavoz en declaraciones que recoge ‘ABC’.

Comentarios