Una bebé, en coma inducido en Francia tras servirle detergente en lugar de zumo en un restaurante

Los camareros cometieron un error que le padre de la niña ha considerado una «grave negligencia»
La pequeña ha acabao en coma inducido  | Cedida

 

Una bebé de 22 meses de edad ha tenido que pasar por un terrible episodio después del grave error que cometieron en un restaurante al servirle la bebida que sus padres habían pedido para ella.

Según ha recogido la web ‘RT’, a la pequeña tenían que servirle un zumo, sin embargo, un grave error de los camareros hizo que en el vaso de la niña acabara habiendo detergente liquido para lavavajillas, concretamente el que se suele utilizar para desatascar las tuberías.

Los hechos sucedieron en un restaurante de la localidad de Pornic, en Francia. La niña se encuentra ahora en la unidad de cuidados intensivos, en un coma inducido, después de ingerir el líquido, aunque, por suerte, su vida no corre peligro.

La bebé podría perder el esófago

Pese a que se encuentra estable dentro de la gravedad de los hechos, la niña podría sufrir graves consecuencias por lo sucedido. Una de ellas es que después de las quemaduras provocadas por ingerir el detergente, la bebé podría llegar a perder el esófago.

Y es que las consecuencias del error han sido importantes para la pequeña. El líquido le provocó, incluso, quemaduras en la piel, además, los padres se dieron cuenta de lo sucedido después de que su hija vomitara momentos después de beber el supuesto zumo.

Hay que mencionar también que los padres probaron lo que le habían servido a la niña para comprobar si estaba malo y tras ello tuvieron que ser también atendido en el hospital. «Me quemé los labios, pensé que era alcohol», ha asegurado el padre de la pequeña.

Una cadena de errores de los camareros

Al parecer, todo sucedió por un grave error de varios de los trabajadores del local. Uno de ellos guardó en un recipiente de zumo el detergente, y no lo indicó de ninguna manera. Una segunda persona, al creer que era zumo normal, metió el bote en la nevera y fue un tercer camarero el que sirvió el zumo a la niña sin saber lo que contenía el envase.

Tras los hechos, desde el restaurante se disculparon por lo sucedido y proporcionaron la atención necesaria a la familia, pese a ello, el padre de la bebé ha asegurado que todo ha sido una «grave negligencia».