ESPAÑA DIARIO

Telegram : +34 639 048 422

E-Mail: info@espana-diario.es

Una ballena se traga un submarinista y lo escupe vivo momentos después

Durante el rodaje de un documental de la vida marina en la costa de Sudáfrica, sus compañeros pudieron captar el increíble suceso
Imagen del momento el cual la ballena traga el submarinista | Heinz Toperczer

 

La vida marina se manifiesta a veces muy hiperactiva, los bancos de peces atraen sus depredadores, los humanos queremos conocer estas relaciones e interactuamos con ellos. Pero lo grandes mamíferos acuáticos pueden no entender nuestro comportamiento y provocar algún importante incidente.

Al jugar con la naturaleza, se deben considerar muchos riesgos y entender que puede suceder alguna sorpresa. El protagonista del último accidente que conocemos con la fauna salvaje es Rainer Schimpf, quien estando grabando un banco de sardinas, fue sorprendido por una ballena que se lo tragó por error, pero instantes más tardes lo soltó vivo.

La situación fue muy intensa y espectacular, la fuerza de la naturaleza demostró otra vez que es dueña de nuestro destino. El incidente pudo ser grabado por sus compañeros durante unos segundos de gran confusión y temor que podría suceder lo peor. El experto submarinista de 51 años creyó que iba a perder la vida en el interior de la boca de la ballena.

El afortunado hombre explicó que notó una fuerte presión en un momento de gran agitación en el agua y confusión, perdió la vista del océano y el cielo y todo se quedó a oscuras. Comprendió que se encontraba en el interior de la ballena e intentó mantener la tranquilidad y guardar el aire para cuando el animal se sumergiese. Las impactantes imágenes se pueden ver en un vídeo que está dando la vuelta al mundo:

 

La ballena liberó al hombre cuando se percató que no era un pez

Les ballenas no son depredadores, así que lo que sucedió fue un accidente, no fue voluntario. Cuando se dio cuenta que no era su alimento, lo soltó rápidamente. Sin embargo, por tomar unas buenas imágenes de un tiburón cazando sardinas, la coincidencia podría haber desencadenado una equivocación mucho más grave.

Un colega de Rainer, el fotógrafo Heinz Toperczer, estaba a bordo del barco con otro grupo supervisando el documental y pudo capturar el momento con su cámara. Explica ante las cámaras de Barcroft TV que «de repente, los delfines se alejaron de la zona, salió un espray blanco y después apareció la ballena que lo atrapó».

En cuanto al superviviente, dice que contuvo la respiración porque creía que iba a sumergirse con la ballena varios metros bajo el agua, antes que lo liberase en un punto profundo, y aseguró que su instinto solo le pedía sobrevivir. Superado el susto, el submarinista subió al barco y preguntó a su colega fotógrafo si había conseguido unas imágenes que sabía que serian un recuerdo de un momento muy especial en su vida.