ESPAÑA DIARIO

Telegram : +34 639 048 422

E-Mail: info@espana-diario.es

Ana Julia Quezada, señalada como responsable de la muerte de su hija

La Guardia Civil amplía su investigación sobre la asesina confesa del pequeño Gabriel Cruz
Imagen de archivo de Ana Julia Quezada | EspañaDiario.es

 

A la espera de conocer el veredicto del jurado popular que lidera el juicio contra Ana Julia Quezada, asesina confesa de Gabriel Cruz en Almería, la Guardia Civil sigue desarrollando su investigación e informe. El Instituto Armado considera ahora que la acusada podría ser responsable de una segunda muerte, la de su hija Ridelca.

Según un informe al que ha tenido acceso y ha difundido ‘El Periódico’, «la hipótesis de que fuera la propia Ana Julia la que segara la vida de aquella menor» ha ido adquiriendo fuerza con el paso del tiempo. El caso, fechado de 1996, fue archivado como un accidente, debido a la falta de indicios para encontrar un responsable.

En el transcurso de una noche, la pequeña caía de una habitación de un séptimo piso, accidente que la madre justificó por un supuesto sonambulismo de la niña. Sin embargo, debido a una «supuesta situación de estrés-traumático», Ana Julia no pudo prestar declaración y no fue investigada por el suceso.

Ana Julia, presunta responsable de la muerte de Ridelca

El paso de las investigaciones han hecho replantear el veredicto de ese juicio. Tras la muerte de Gabriel Cruz, Ana Julia Quezada también «trató de emular esa misma circunstancia», para evitar realizar declaraciones. A pesar de eso, en aquella ocasión no pudo evitarlo y terminó siendo descubierta.

Ahora se señala «la dificultad que una niña de solo 4 años en estado de sonambulismo, que nunca había padecido, se precipitara desde un edificio». Por ello, la Guardia Civil considera que debió haber un responsable. La fatídica noche, en la casa estaban Ana Julia y sus dos hijas, la segundo de unos pocos meses de edad.

Ana Julia Quezada saliendo de dependencias policiales | EspañaDiario.es

 

Los testigos declaran en contra de Ana Julia

La expareja de Ana Julia Quezada y padre de su segunda hija, Miguel Ángel, aseguró que Ridelca nunca había sufrido «ningún episodio de sonambulismo». Tras el trágico suceso, la mujer le aseguró que no era la primera vez que se encontraba a su hija despierta por la noche, algo que el hombre afirmó no haber percibido.

Del mismo modo, José Ángel Alonso, pariente de la presunta asesina de Gabriel Cruz, confesó que en las versiones que ofrecía Ana Julia Quezada sobre la muerte de la niña aparecía «cada día algo distinto». «Decía que la ventana de la casa estaba abierta, en otra decía que estaba cerrada...», admitía.

Sin embargo, lo que sí reconoció que nunca cambiaba en sus explicaciones era la sensación de expresarse como una mujer «fría, sin sentimientos. Como a quien se le había roto un plato viejo».

Todos estos indicios han hecho que la Guardia Civil reconsidere sus investigaciones sobre Ana Julia Quezada. La asesina confesa de la muerte de Gabriel Cruz podría ser sometida a un proceso paralelo por la presunta muerte de su hija, Ridelca.